Público
Público

El joven kurdo tenía retirado el pasaporte y abierto un expediente de expulsión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El joven de origen kurdo que fue detenido anoche por la Policía Nacional por arrojar un zapato al primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante su visita a Sevilla, tenía retirado su pasaporte desde diciembre y se le había abierto un expediente de expulsión, según el delegado del Gobierno.

Preguntado por los periodistas en rueda de prensa, el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, ha afirmado que al joven, de 27 años y que continúa detenido, en principio no tenía antecedentes, aunque tenía su pasaporte retirado desde diciembre pasado y "se estaba iniciando un expediente de expulsión" del país.

Fuentes policiales han informado a Efe de que la Policía está realizando, por una parte, las diligencias por el intento de agresión a Erdogan y, por otra, la Brigada de Extranjería está tramitando el expediente de expulsión de esta persona, que se va a remitir esta tarde al juez para que decida sobre la situación del detenido.

El delegado del Gobierno en Andalucía ha precisado que el joven detenido, con pasaporte sirio y de origen kurdo, permanece en dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental en Sevilla, aunque "probablemente" pasará durante esta tarde a disposición de la autoridad judicial.

López Garzón ha calificado este intento de agresión como "un caso lamentable, sin duda alguna", que no se puede "minimizar, pero tampoco se debe magnificar".

Ha subrayado que lamenta "profundamente" el hecho acontecido y que "no llegó a mayores por la inmediata intervención del Cuerpo Nacional de Policía y de los escoltas del propio primer ministro" de Turquía.

El suceso tuvo lugar anoche sobre las 22.30 horas cuando Erdogan salía del Ayuntamiento hispalense tras recibir el premio 2009 de la Fundación Sevilla NODO Entre Culturas, impulsada por el Ayuntamiento de la capital andaluza.

En el momento en el que el primer ministro turco se disponía a entrar en su automóvil, el detenido le arrojó un zapato de la talla 44 que impactó en el vehículo sin alcanzar su objetivo.