Público
Público

Los jóvenes diseñadores vuelven la vista a los veranos del pasado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Concha Carrón

Como un regreso a los veranos de la infancia de antaño, llenos de color y de tejidos frescos. Así comenzó hoy la 52 edición de Cibeles Madrid Fashion Week con Beba's Closet, quien inauguró una jornada en la que las jóvenes promesas del diseño español mostrarán sus próximas colecciones estivales.

Beba's Closet, que ya sabía lo que era desfilar en Cibeles al haberse estrenado en El Ego de la pasada edición de febrero, se ha metido en la máquina del tiempo para regresar a los estíos infantiles, aquellos de bicicleta, alpargatas de esparto y abanicos de madera.

También en los tejidos la diseñadora ha recordado su niñez, regresando a los linos que conviven con las sedas, las rafias y los crepes en tonos refrescantes y espontáneos como la menta, la lima y el coral junto a tintes naturales en ocre, arena y "nude".

Las cuerdas y pasamanería "vintage" suponen un elemento central en la colección de la próxima primavera-verano de la firma, que comenzó su andadura profesional en el año 2006, y que propone para esta temporada vaporosos vestidos con volantes "naif" y recogidos "lady".

Entre las prendas fetiche de la diseñadora, que salió a saludar al final del desfile con su hijo en brazos, figuran los "shorts" y los vestidos "cocktail", poniendo el toque final una romántica novia que cambia el clásico ramo por una sombrilla.

Mientras Bohento apostó este año por los complementos relacionados con la alimentación sana y saludable, trasladando a la pasarela artículos más propios del mercado, como el carro de la compra, la lechera y las cajas de fruta repletas de melocotones, manzanas y puerros.

Los colores más propios del otoño que del verano, con marrones, alberos y caquis y algún estampado floral, en piezas anudadas de distintas formas con el triunfo del pareo, y americanas masculinas asimétricas combinadas con pantalones tobilleros.

El desfile de Bohento contó con la presencia de la cantante Amaya Montero, la primera cara conocida que se ha visto en la pasarela.

La que más se salió del guión hoy fue la joven diseñadora Esther Lebrato con su divertida colección masculina "doggygirlfriend", no apta para pasar inadvertido, repleta de pinturas acrílicas y estampaciones caninas en prendas amplias y superpuestas.

Grandes americanas, camisas con mangas en sitios insospechados y mucha falda-pantalón conforman una colección diferente, que la joven diseñadora completó con llamativos gorros de goma en colores fluor con su correspondiente antifaz para ocultar el rostro.

Cati Serra, por el contrario, propone, al estilo de Beba's Closet, una vuelta a los orígenes, regresar a la simbiosis del mar con la naturaleza, con telas que simulan el fondo marino.

La diseñadora apuesta en esta ocasión por prendas suaves de formas orgánicas para el próximo verano, en las que triunfan los monos, los pantalones cortos y los vestidos y jerséis de punto, tanto para hombre como para mujer, en verde aguamarina, dorados y blancos, siempre complementados con bolsos XXL.

La tarde de la primera jornada de Cibeles, marcada a primera hora por la visita de la Princesa de Asturias, Doña Letizia, antes de que comenzaran los desfiles, la llenarán las colecciones de Cruz Castillo y María Ke Fisherman, Diana Dorado y American Pérez y Maya Hansen y Lluis Corujo, todos ellos integrados en el Ego. EFE