Publicado: 01.04.2014 13:18 |Actualizado: 01.04.2014 13:18

Los jóvenes españoles suspenden en elegir el billete de tren adecuado y programar el aire acondicionado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Manejar el mando a distancia del aire acondicionado de un hotel, escoger la mejor combinación de metro o tren para llegar a otro punto de una ciudad que no se conoce, sentar a unos invitados para que se cumplan sus preferencias de con quién estar juntos y con quienes no, o hacer funcionar un robot de limpieza. Los expertos en educación llaman a estas tareas "problemas de la vida real" y también en eso —como en las pruebas de Matemáticas, Lectura y Ciencias— los alumnos españoles de 15 años están por debajo de la media europea.

Según la última Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA 2012), España obtiene 477 puntos en habilidades para solucionar problemas cotidianos, lejos de la media (500) y del país europeo con mejor nota, Finlandia (523). 

Los alumnos españoles ocupan el puesto 29º entre todos los participantes de estas pruebas (44) y el 23º si se tiene en cuenta sólo a los 28 países de la Organización para el Desarrollo y la Cooperación (OCDE). España está cerca de Polonia (481), Eslovaquia (483), Eslovenia (476), Serbia (473) y Croacia (466), aunque por debajo de Suecia (491), Portugal (494), Alemania (509), Italia (510) y Francia (511).

En las antípodas de la clasificación, los países mejor parados en estas pruebas fueron Singapur y Corea del Sur, seguidos de Canadá, Australia, Finlandia, Inglaterra, Estonia, Francia, Países Bajos, Italia, la República Checa, Alemania, EEUU y Bélgica.

"Los resultados son aún peores que en matemáticas, ciencia y lengua", ha reconocido la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, quien ha indicado también que, a diferencia de otros países, en España no influye en los resultados el nivel socio-académico de los padres. "Los mediocres resultados de España no están sectorizados, es un problema que afecta a diferentes colegios y a un perfil muy amplio de alumnado", ha remarcado. Otra diferencia con el resto de países es que en España los altos conocimientos no van asociados tampoco a la capacidad de resolver problemas cotidianos.

La secretaria de Estado ha achacado los "pobres" resultados de los alumnos españoles a la "metodología anticuada" de los centros, que únicamente pone énfasis "en el aspecto memorístico" y no en la "resolución de problemas, el trabajo en equipo o el espíritu crítico". Gomendio ha aprovechado una vez más la presentación del informe europeo para justificar la entrada en vigor de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), que implicará un "cambio radical" en este sentido, ha dicho. Los nuevos criterios de evaluación y los estándares de aprendizaje que ya constan en los currículos aprobados para Primaria supondrán la "modernización" de las prácticas pedagógicas, un cambio que los profesores deben afrontar, según Gomendio, como un "reto atractivo".

El responsable de educación de la OCDE, conocido como el padre de PISA, Andreas Schleicher, le ha dado la razón y ha puesto el ejemplo de Japón, donde la transformación de las prácticas pedagógicas ha hecho mejorar sus resultados.

Gomendio ha insisitido una vez más en la necesidad de "flexibilizar" el sistema educativo de manera que la equidad no se base, como hasta ahora, en que todos los alumnos sean capaces de obtener los mismo resultados —que suelen ser mediocres", ha señalado—, sino que desarrollen al máximo sus capacidades (independientemente de su contezto socio-económico)  auqneu no sean parecidos.