Público
Público

Los jóvenes españoles ven "normal" el consumo de drogas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los jóvenes españoles consideran los consumos de drogas "malos" pero "normales", según una investigación de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas y Obra Social de Caja Madrid.

El estudio, presentado el miércoles en Madrid, muestra que los jóvenes de 15 a 24 años consideran de forma mayoritaria que el consumo de drogas es arriesgado y peligroso, dicen conocer las posibles consecuencias, pero consumen para sentirse integrados y porque consideran que es "lo normal a su edad".

"Hasta ahora, la mayoría de las estrategias de prevención del consumo de drogas se habían basado en el convencimiento de que elevando esa percepción del riesgo se prevendría el uso de drogas", dijo un comunicado de la FAD sobre el estudio.

"Sin embargo, en la investigación se pone de manifiesto que el señalamiento de los riesgos -a través de estrategias fundamentalmente informativas" no es suficiente si no se tienen en cuenta otros factores".

Y es que el 41 por ciento de los jóvenes considera que el riesgo es algo inherente a su edad, algo que deben afrontar y cuya superación es positiva.

Los resultados muestran que conocen los riesgos: preguntados individualmente, el 89% opina que no compensa nada o muy poco el consumo de pastillas, el 87,1% opina lo mismo de la cocaína, el 70,8% del cannabis, el 56,9% del alcohol y el 57,1% del tabaco.

Pero a pesar de ello, cuando se encuentran en grupo manifiestan otras motivaciones para consumir que influyen tanto o más. Fundamentalmente, la necesidad de sentirse integrados, de realizar un comportamiento que ven normal a su edad.

Para ellos, el único riesgo a corto plazo es la muerte, derivada de accidentes de tráfico, posibles sobredosis, etc., pero consideran que es una posibilidad remota y asociada sólo a consumos muy determinados, fundamentalmente de "pastillas".

En cuanto al riesgo a largo plazo, consideran que nunca lo sufrirán ya que los daños o enfermedades causadas por consumo prolongado sólo se producen "si existe hábito o adicción" y consideran sus consumos "experimentales", señalaron las respuestas del estudio.

Sin embargo, un 63% se muestra muy o totalmente de acuerdo con la afirmación de que las drogas destruyen y no hay que probarlas.

LA MÁS PELIGROSA, LA COCAÍNA

con un 86,1% - seguida de las "pastillas" - 85,0. A mucha distancia están el cannabis - 63,8 -, el alcohol - 56,5 - y el tabaco - 52,6.

Según su actitud para afrontar y/o asumir riesgos como los consumos de drogas, el estudio divide a los jóvenes españoles en retraídos (29%), integrados (31%), experimentados (20%) y contradictorios (20%).

Los primeros serían los que rechazan frontalmente las drogas; los segundos apuestan por la experimentación, "pero dentro de un orden"; los experimentados, como su nombre indica, apuestan por la gratificación personal y justifican los comportamientos ilegales; y los contradictorios, que creen que "los riesgos de las drogas se pueden controlar" y banalizan el riesgo propio.