Público
Público

Dos jóvenes madridistas se cuelan en el patio del palacete de Aguirre

La presidenta madrileña pide la dimisión de la Delegada del Gobierno por liberar a los dos detenidos sin interrogarles. El acceso a una zona común es una falta, no un delito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos jóvenes borrachos armados con bufandas del Real Madrid. Esta es la descripción de los dos individuos que la pasada madrugada dieron una patada al portón del edificio en el que vive la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en pleno barrio de Malasaña. La 'lideresa' los ha denunciado por 'allanamiento de morada'.

Alrededor de las 04:00 horas de la mañana la pareja de guardias civiles que presta servicio de vigilancia en la residencia de Aguirre retuvieron de inmediato a los gamberros —identificados en el atestado policial como A.H.A y A.R.H— y alertaron al Cuerpo Nacional de Policía, que envió en pocos minutos un coche patrulla. Los jóvenes, de 21 y 32 años, fueron identificados en comisaria como presuntos responsables de una falta de daños. Al no haber indicios de delito, ni siquiera fueron detenidos. Ninguno de los dos portaba armas ni herramientas de las que suelen utilizar los ladrones cuando asaltan las viviendas.

Los hechos han motivado una comparecencia pública de la presidenta para pedir la dimisión de la delegada del Gobierno, Dolores Carrión, en su punto de mira desde que ésta no accediera a desalojar a porrazos la Puerta del Sol durante la protesta del 15-M.

Los jóvenes no accedieron en ningún momento a la residencia de Aguirre sino al interior de la finca. Atravesaron un pequeño patio, una zona común del edificio, en dirección a una segunda puerta que da acceso a la zona de escaleras de distribución de los distintos domicilios, tras la que se encuentra el puesto de guardia de la custodia de la presidenta regional.

Los jóvenes no accedieron en ningún momento a la residencia de Aguirre sino a un patio

La jurisprudencia del Tribunal Supremo considera que el acceso a las zonas comunes de los edificios residenciales no constituye un delito de allanamiento de morada, explicaron a Público fuentes policiales. El Real Madrid venció ayer al Olympique de Lyon por 4 goles a 0 en el estadio Santiago Bernabéu.

Los jóvenes, que una vez retenidos mostraron 'una actitud nerviosa, dando contestaciones vacilantes y poco coherentes acerca de las intenciones de su acto' según el atestado, se prestaron a ser trasladados a la comisaría de Leganitos, donde se ha instruido un atestado por una falta de daños en el portón del edificio, que será remitido al juzgado de instrucción que se encuentre hoy de guardia.

Aguirre ha reconocido que dejar en libertad a los 'asaltantes' es el 'procedimiento normal' si no se aprecia indicios de delito, pero al mismo tiempo ha criticado que si esto le pasa a ella, que 'es la presidenta de la Comunidad de Madrid', 'qué será de la indefensión del resto de los ciudadanos'.

El palacete de Esperanza Aguirre ya le ha dado más de un disgusto: 'Tengo unos techos altísimos y encima la calefacción es eléctrica. No tener paga extra me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos en navidad y en verano. No es que haga números a final de mes, ¡es que muchas veces no llego!', confesó en su biografía autorizada, La presidenta.