Público
Público

Juan Goytisolo reivindica la literatura difícil en respeto al público inteligente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor español Juan Goytisolo reivindicó hoy en una conferencia en la Universidad de Ain Shams de El Cairo la llamada "literatura difícil" como muestra de "respeto a un público inteligente".

"No busco un mayor número de lectores, sino de relectores, porque el buen texto literario es el que te obliga a volver a él", dijo al público que acababa de escuchar su conferencia "Metáforas de la Emigración" en la Facultad de Lenguas de esta universidad.

Goytisolo, que había sido invitado a esta conferencia por el Instituto Cervantes, ironizó sobre "los llamados mejores escritores, que son los que salen en la televisión y venden más", y los asoció con la literatura "que se consume como las hamburguesas", aunque no dio nombres.

"Dar algo consabido y previsible es tratar al lector con desprecio", dijo el autor de "Reivindicación del Conde don Julián" en respuesta a una devota lectora que se quejó de encontrar su literatura demasiado compleja.

El escritor, que había centrado su conferencia -en realidad un texto pronunciado por vez primera en 2004 en el Foro de las Culturas de Barcelona- en las virtudes de la emigración y los miedos que genera, rehuyó en el coloquio posterior algunas de las cuestiones más polémicas que plantea la realidad de la emigración.

Así, ante el velo islámico consideró necesario "dejar escoger a los adultos", pero calificó de un error el imponerlo a los niños pequeños -sin entrar en el caso concreto de las escuelas-, mientras que las polémicas viñetas sobre el profeta Mahoma las consideró erróneas e inoportunas, aunque no quiso pronunciarse sobre si habría que prohibirlas "porque no soy un legislador".

Goytisolo, que ha escrito páginas memorables sobre El Cairo, se declaró enamorado de esta ciudad, que no visitaba desde hace veinte años.

Como verdadero "animal urbano" que se siente, ayer recorrió a pie la distancia que separa las dos puertas medievales de El Cairo, un paseo cuajado de mezquitas, palacios y monumentos medievales que se funden dentro de un barrio de carácter muy popular.