Público
Público

Jürgen Stark, uno de los halcones alemanes defensores de la ortodoxia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El economista jefe saliente del Banco Central Europeo (BCE), Jürgen Stark, ha sido hasta el final uno de los denominados halcones en banca central, los defensores a ultranza de la ortodoxia monetaria y la estabilidad de precios.

Miembro del comité ejecutivo del BCE desde el 1 de junio de 2006, Stark había manifestado desde el principio su oposición al programa de compra de deuda pública que la entidad monetaria europea lleva a cabo desde mayo de 2010 para ayudar a los países que atraviesan dificultades de financiación, sobre todo los periféricos.

No obstante, Stark fue más moderado al mostrar públicamente su oposición que el antiguo presidente del Bundesbank (central), Axel Weber, quien también abandonó su puesto por su rechazo a la compra de la deuda pública por el BCE.

Stark, que hasta llegar al BCE había sido vicepresidente del Bundesbank (banco central alemán), ocupó el 1 de junio de 2006 el puesto dejado en el directorio del BCE por Otmar Issing, también gran defensor del control de la inflación.

Nacido en Renania-Palatinado en 1948, Stark fue vicepresidente del Bundesbank desde septiembre de 1998 y también desarrolló en la función pública la mayor parte de su carrera con varios puestos en los ministerios de Economía y Finanzas alemanes desde 1988 hasta 1998.

Antes de pasar a formar parte del Bundesbank, Stark fue secretario de Estado de Finanzas y comisionado personal del entonces canciller alemán, Helmut Kohl, en la preparación de cumbres económicas.

Stark ha defendido hasta el final, poniendo a disposición su cargo, la ortodoxia monetaria que considera que el aumento de la masa monetaria es un riesgo para la estabilidad de precios y crea presiones inflacionistas en medio de la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial.