Público
Público

El juez abre diligencias previas contra los organizadores de la 'procesión atea'

La magistrada ordena identificar a los denunciados y localizar los domicilios de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores y Asociación La Playa de Lavapiés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La magistrada del juzgado de Instrucción número 43 de Madrid María del Coro Cillán ha abierto diligencias previas contra los organizadores de la 'procesión atea', convocada inicialmente para el Jueves Santo por las calles de Madrid, al entender que existen circunstancias que 'hacen presumir la posible existencia de una infracción penal'.

La magistrada ordena identificar a los denunciados y solicita la localización de los domicilios de las organizaciones Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores y Asociación la playa de Lavapiés. Contra la resolución cabe recurso de reforma y apelación. 

 

Una vez abiertas estas diligencias, está pendiente de resolver la querella que la Asociación Estatal de Abogados Cristianos interpuso contra los organizadores de la 'procesión atea', al entender que han incurrido en delitos como 'provocación, discriminación, odio y violencia por motivos referentes a la religión, o en creencias en concurso con un delito de enaltecimiento del terrorismo. 

 

Unos minutos antes, la Delegación del Gobierno en Madrid prohibida la 'procesión atea'

La citación se produce pocos minutos después de que la Delegación del Gobierno en Madrid haya dictado una resolución por la que prohíbe la 'procesión atea'. Para el veto alude a todos los informes emitidos sobre la convocatoria, carteles anunciadores y declaraciones de los organizadores en medios de comunicación.

El presidente de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL), Luis Vega, uno de los colectivos convocantes, recurrirá ante la Justicia la  decisión aunque ha añadido que, a tenor de los tiempos y la burocracia, 'la procesión ya no se va a hacer'.

La asociación HazteOir presentó este miércoles una querella criminal contra los representantes de los primeros convocantes de la procesión atea como autores de los delitos de provocación al odio y violencia por motivos religiosos, de reunión y manifestación ilícita, de delitos contra los sentimientos religiosos y otro de genocidio.