Público
Público

El juez de Belfast aplaza hasta mañana si extradita a De Juana

El ex preso etarra tendrá que volver a acudir al Tribunal de Laganside mañana a las 9:15 horas  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez norirlandés que preside el proceso de extradición a España del ex preso de ETA José Ignacio de Juana Chaos ha aplazado hasta este martes su decisión sobre la entrega del ex jefe del 'Comando Madrid' a la Audiencia Nacional española, informaron fuentes jurídicas de Belfast.

El magistrado Tom Burgess había convocado para hoy a las 14.00 horas (una más en España) la vista del Tribunal de Laganside de Belfast, con intención de concluir un proceso que se inició con la entrega voluntaria del ex preso el pasado 17 de noviembre en la capital del Ulster, donde residía desde verano.

No obstante, el juez, que ha estudiado la información adicional remitida en los últimos dos meses por las autoridades españolas, ha aplazado su decisión sobre la extradición a mañana y ha convocado una nueva vista a las 09.15 horas de Belfast, las 10.15 en España.

Durante los últimos meses, Burgess ha convocado dos citas previas que suspendió con el objetivo de revisar el material enviado por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco para aclarar la 'euroorden'. Mientras, De Juana ha permanecido en libertad bajo fianza y con una serie de limitaciones, como un toque de queda nocturno, presentarse en comisaría y estar en su hogar cada vez que la policía se lo solicitase.

Asimismo, para evitar el riesgo de fuga, tuvo que hacer entrega de su pasaporte a la espera de decisión en los numerosos intercambios de información entre el juzgado norirlandés y la Audiencia Nacional. La decisión de Burgess podría ser revisada por un tribunal de apelaciones de Belfast, mientras que, en última instancia, el caso sería llevado hasta el tribunal de los Lores de Londres, máxima instancia judicial del Reino Unido.

De Juana Chaos continúa en libertad vigilada en Irlanda del Norte desde el pasado 11 de diciembre, cuando, en la última vista celebrada hasta la fecha, Burgess afirmó que necesitaba más tiempo para decidir si pedía más información a las autoridades judiciales demandantes.

Ese es el dilema al que se ha enfrentado el magistrado tras oír durante dos vistas públicas los argumentos del abogado de la defensa, Edward Fitzgerald, y de la Fiscalía de la Corona, que representa los intereses españoles ante este tribunal norirlandés.

Para la defensa, el problema radica en que la orden europea de detención y entrega (OED) es 'defectuosa', 'contradictoria y 'demasiado vaga', pues está basada en informaciones periodísticas que reproducen las palabras que se pronunciaron durante el homenaje que se rindió a De Juana en agosto pasado, tras salir de la cárcel. En ese acto, celebrado en San Sebastián, una mujer no identificada leyó una carta atribuida al ex miembro del 'comando Madrid' de ETA y responsable de 25 asesinatos durante la década de los 80, que incluía frases en las que se recordaba a históricos etarras como Esteban Nieto, fallecido en septiembre de 1999.

El juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco pide la entrega de De Juana para interrogarle acerca de la carta, origen de un proceso de extradición que comenzó el pasado 17 de noviembre y que ha estado marcado por las dudas planteadas por las partes.

La principal duda es si el enaltecimiento del terrorismo permite la entrega inmediata, ya que es un delito castigado con un máximo de dos años de cárcel y la normativa de la 'euroorden' especifica que para extraditar a acusados por terrorismo se requiere que la pena sea superior a tres años. Ante esta discrepancia, se planteó al comienzo del proceso el principio de 'doble incriminación', que consiste en que existan delitos equivalentes en los dos países en cuestión, y sobre la que el juez consideró durante la primera vista que no se cumplían los requisitos.

Por ese motivo, el fiscal de la Corona, Stephen Ritchie, ha centrado sus argumentos en intentar probar que la conducta de De Juana, que quedó en libertad bajo fianza de unos 5.900 euros el pasado 17 de noviembre, es delito en el Reino Unido.