Público
Público

El juez busca en paraísos fiscales el dinero de la 'Gürtel'

El instructor del Tribunal Superior de Madrid envía 15 comisiones rogatorias a cinco países, que amplían las cursadas por Garzón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que instruye el caso Gürtel salvo la trama valenciana y lo que corresponde al Tribunal Supremo ha librado en los últimos cuatro meses un total de quince comisiones rogatorias peticiones de ayuda judicial internacional a cinco países. El objetivo de Antonio Pedreira es localizar y tratar de recuperar el capital presuntamente evadido por la trama de empresas de Francisco Correa.

Estas comisiones no son las primeras que se cursan en el caso. Con los nuevos datos que han ido apareciendo en la investigación, amplían e insisten en las cursadas por el primer instructor del caso, Baltasar Garzón, que se dirigió a varios países, entre ellos, Colombia, Panamá y Holanda, para pedir que se inmovilizaran cuentas vinculadas a los presuntos cabecillas de la trama. El juez había descubierto fondos en distintos paraísos fiscales, como 'las Antillas Holandesas, las Islas del Canal u otros territorios offshore'. En el auto de prisión dictado el pasado 12 de febrero contra Francisco Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez, el juez de la Audiencia Nacional detallaba el entramado internacional con el que contaba la red.

Los países requeridos ahora por Pedreira son Suiza, Reino Unido, Estados Unidos, Panamá y Mónaco. A estos dos últimos países les ha preguntado por las cuentas de uno de los más de 70 imputados que hay ya en la trama, mientras que tanto a Reino Unido como a Suiza se les interroga sobre cuatro. A Estados Unidos se han cursado cinco peticiones de ayuda.

Fuentes del TSJM señalaron que el imputado que aparece citado más veces en las comisiones rogatorias cursadas es Francisco Correa, considerado el cerebro de la trama de corrupción. Pero también hay otros imputados de los considerados de segundo rango, que se sospecha que actuaban como testaferros.

El tribunal libró las primeras comisiones rogatorias en abril y las últimas este mes. La mayoría se cursaron entre mayo y junio. Se da la circunstancia de que el 22 de mayo declaró ante Pedreira, por espacio de tres horas y media, el suizo Arturo Gianfranco Fasana.

Fasana, que está imputado por los delitos de cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capital y falsedad como todos los imputados por el TSJM, colaboró estrechamente con la investigación de los hechos, según informó entonces el tribunal superior. Su declaración, según fuentes jurídicas, versó sobre el entramado de empresas instrumentales que el grupo tenía en el extranjero para blanquear dinero. Vinculó con el mismo al ex vicepresidente de Repsol José Ramón Blanco Balín también imputado y al tesorero del PP, Luis Bárcenas.

Sin embargo, ninguna de las comisiones rogatorias cursadas les menciona. Las fuentes consultadas señalaron que ambos podrían haber tapado su presunta participación a través de personas interpuestas. Además, en el caso del tesorero y senador del PP, se suma a esa posibilidad que sólo el Tribunal Supremo podrá investigarle una vez que la Cámara a la que pertenece autorice, tras admitir el pertinente suplicatorio.

En el auto de inhibición a favor del TSJM, Garzón señala a Fasana como la persona que movía el dinero de Correa en Suiza, según un documento intervenido en una caja de seguridad de Pablo Crespo en el que se refleja una serie de movimientos de dinero, incluido un apunte atribuido al diputado del PP de Madrid Benjamín Martín Vasco.

Más allá de la estructura en España que formaban las 'sociedades de inversión especulativa que gestionan el patrimonio personal de Francisco Correa', la trama montó 'una estructura internacional integrada por sociedades constituidas en Inglaterra y Holanda que participan en el capital de las constituidas en España', explicaba ya Garzón en sus resoluciones.

En representación de Correa figuraban testaferros y 'despachos de asesoramiento jurídico y fiscal especializados en la creación de estructuras fiduciarias opacas y con relaciones con territorios no cooperantes'. De ahí que Pedreira haya hecho especial hincapié en que, para el avance de la investigación, se precisa la colaboración de las autoridades de los paraísos fiscales.

Entre los países y ciudades que citaba Garzón en sus autos figuran también China, Azerbaiyán y Miami, donde la trama invirtió unos cuatro millones de euros en el sector de la construcción, así como Cartagena de Indias (Colombia) y Panamá. En este país centroamericano Correa llegó a intentar obtener el permiso de residencia y, según ha informado Público, otro de los imputados, Jacobo Gordon ex socio y amigo del yerno de José María Aznar, Alejandro Agag, se embarcó en una operación multimillonaria para la construcción de viviendas.

El entramado en el extranjero de Correa también llega a Senegal. Según los únicos autos que se conocen del caso sobre el que aún pesa el secreto de las actuaciones, Correa ordenaba transferencias de dinero en Miami para remitir fondos a Colombia, o bien desde Suiza a Brasil y a Senegal.

Correa llegó a encargar a su primo, Antoine Sánchez, al que puso al frente de sus sociedades, que obtuviera el pasaporte y el permiso de residencia en este país africano, para proteger así mejor la trama.

El juez que instruye el ‘caso Gürtel’ en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Antonio Pedreira, ha prorrogado el secreto de las actuaciones hasta la primera semana de septiembre “para garantizar el curso de la investigación y esclarecer los hechos punibles”.

La decisión del magistrado se ha producido a petición del Ministerio Fiscal, que también ha solicitado esta medida en el Tribunal Supremo. Quiere evitar que entre la documentación que el tribunal madrileño remitirá al Supremo sobre los aforados del PP implicados (el senador Luis Bárcenas y el diputado Jesús Merino) puedan conocerse datos que afecten a otros imputados.El secreto ha sido criticado por el PP al entender que le deja indefenso. Varios imputados se negaron a declarar hasta conocer íntegra la causa.