Público
Público

El juez da luz verde a la petición de orden de busca y captura del sospechoso del triple crimen de Tarragona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez que instruye la causa por el triple crimen de Tarragona ha dado luz verde a la petición de los Mossos d'Esquadra de activar una orden internacional de busca y captura del principal sospechoso, según fuentes de la investigación.

Los Mossos d'Esquadra hallaron en la noche del domingo muertos en su casa del barrio marítimo de Tarragona a una mujer de 26 años, de origen magrebí, y a sus dos hijos, de 2 y 6 años, y desde entonces buscan a su marido, Abdslam Brada, de 36 años y que tenía una orden de alejamiento, como el principal sospechoso del triple crimen.

El cuerpo de la mujer apareció hacia las 20.00 horas en la bañera del domicilio, mientras los cuerpos de los niños fueron encontrados tres horas más tarde y debajo del de su madre, cubiertos de cemento y yeso y en avanzado estado de descomposición.

Estas fuentes apuntan a que el sospechoso cometió el triple crimen el lunes día 11 por la noche, y luego emprendió la huida, posiblemente hacia Marruecos, de donde eran originarios, por lo que esta orden de busca y captura iría encaminada a su localización.

Los investigadores le sitúan, con casi total probabilidad, en su país de origen, pues tuvo tiempo de huir desde que supuestamente cometió el crimen hasta que fueron hallados los cuerpos.

Abdslam Brada fue detenido el 13 de octubre del 2009 por malos tratos en el ámbito doméstico, y por ello el juez dictó una orden de alejamiento, una medida que quebrantó el 3 de diciembre, por lo que volvió a ser arrestado. Poco después, su esposa pidió al juez que revocara esta orden, pero el magistrado se negó.

El pasado 1 de enero, volvió a ser detenido, y también el 10 de abril, apenas un mes después de que su mujer le volviera a denunciar por no acatar la orden de alejamiento, según estas fuentes.

Por otra parte, los investigadores hallaron en la bañera donde aparecieron los tres cuerpos el cuchillo que presumiblemente se utilizó para el triple asesinato, a falta de confirmación con las pruebas científicas.

Los forenses deberán determinar si ésta fue el arma que provocó la herida en el cuello que presentaba la mujer, que murió degollada y desangrada por la hemorragia.