Público
Público

Un juez devuelve una calle de Sevilla a un aviador franquista

El nombre de José María Osborne había sido retirado en febrero de 2009 en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con los votos a favor de PSOE e IU, que formaban el Gobierno local, y la abstención del PP, el pleno de Sevilla aprobó en febrero de 2009 quitar el nombre de 17 calles con referencias franquistas, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica de 2007. Aquel día cayeron las calles General Goded, General Ordaz, Cabo Francisco Díaz López, Sargento Manuel Sánchez Olmo, Soldado Julián Carrión... Entre los nombres eliminados del callejero estaba también el de José María Osborne, aviador del bando franquista en cuya defensa ha salido ahora un juez de Sevilla.

Osborne era aviador. Durante la Guerra Civil, se convirtió en piloto militar e hizo 48 vuelos de enlace y 68 de guerra para el bando franquista, hasta que su avión fue derribado en diciembre de 1938, según Efe. El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Sevilla afirma en una sentencia que la mayoría de los vecinos asocian hoy el apellido Osborne a 'bodegas, vinos o toros' y a la empresa La Cruz del Campo, de la que fue presidente. Según las 'convenciones sociales actuales', tal rotulación 'no evoca, recuerda o enaltece la sublevación, la Guerra Civil o la represión', señala el juez, que ordena reponer el nombre porque 'no se ha interpretado adecuadamente' la ley.

'Probablemente sea desconocida para la mayoría de los sevillanos su participación como piloto en la Guerra Civil, así como su muerte en combate', añade el fallo, que subraya que Osborne no participó en el alzamiento militar como promotor o dirigente, sino que se unió como piloto civil.

El Gobierno local eliminó el nombre del callejero al considerar que traía 'causa directa de la exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil o de la represión', requisito fijado en la Ley 52/07, conocida como la Ley de Memoria Histórica, para 'la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones'.

El sobrino del aviador, Enrique Osborne Isasi, recurrió el acuerdo y pidió, no sólo que se restituyera la calle de su tío, sino también las de Carrero Blanco y Utrera Molina, entre otros, y que se aplicara la normativa a las calles dedicadas a los comunistas José Díaz y La Pasionaria. El juez, en un fallo recurrible, le ha dado la razón en lo que concierne a su tío.

La sentencia 'prueba lo mucho que le falta a España por avanzar en democracia', dice Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que recuerda que Osborne 'bombardeó a población civil para contribuir a la lucha contra la democracia y a la imposición de la dictadura'. Decisiones judiciales así, afirma, contravienen el principio humanitario de protección de las víctimas.

Pese a lo aprobado en el pleno de 2009, la calle ha seguido rotulada con el nombre de José María Osborne.