Público
Público

El juez estima en parte la demanda de la OCU y permite cobrar a todos los afectados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un juez de Barcelona ha condenado a la compañía Endesa y a Red Eléctrica de España (REE) a pagar a todos los usuarios que sufrieron el gran apagón ocurrido en la ciudad el 23 de julio de 2007, más de 323.000, las indemnizaciones ofrecidas en su día, al estimar en parte una demanda de la Organización de Consumidores y Usuarios.

La sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 22 de Barcelona establece el pago de 122 euros de indemnización para los abonados que sufrieron hasta 11 horas de interrupción del servicio, de 186 euros a los que estuvieron hasta 24 horas sin él, de 219 euros a quienes no tuvieron electricidad entre 24 y 36 horas, y de 300 euros a quienes padecieron la interrupción más de 36 horas.

El juez señala en el fallo que los usuarios tendrán derecho a recibir estas cantidades "aportando la póliza de abono vigente en aquella fecha o justificante de tener domiciliado a su nombre el pago del suministro, abonándoles sin necesidad de ningún otro requisito que su acreditación en la forma dicha, unida a la constancia de la duración de la interrupción".