Público
Público

El juez exige a la Consejería de Educación madrileña que permita el paso de alimentos a los encerrados

Los profesores interinos que mantienen el encierro a pesar de haber sido "obligados a no comer", han recibido la visita de los servicios médicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los representantes sindicales de FETE-UGT y FREM-CCOO que mantienen un encierro y una huelga de hambre 'inducida' por el servicio de seguridad del edificio de la sede de Recursos Humanos de la Consejería de Educación de Madrid deben poder comer, según dicta un auto del juez. 

En la jornada de ayer, las organizaciones sindicales presentaron una denuncia conjunta en los juzgados de Plaza de Castilla de la capital por 'denegación de auxilio por falta de alimento, violación del derecho de libertad, coacciones y vulneración del derecho de intimidad'. Recientemente, fuentes sindicales han comunicado a Público que el juez ha dictado un auto de medidas cautelares obligando a la Consejería de Educación a que permita la entrada de alimentos a los encerrados por razones humanitarias. Las mismas fuentes afirman que ha llegado al juzgado la petición de desalojo del edificio.

Cuatro sindicalistas resisten desde el pasado martes, sin comer, en defensa del colectivo de interinos y en protesta por la falta de negociación de la consejera Lucía Figar en el decreto que regulará las listas de profesores interinos. Los manifestantes han sido atendidos este mediodía por los profesionales del Servicio de Urgencias Médica de Madrid (SUMMA112) en las inmediaciones de la sala de juntas donde permenecen encerrados.

Dos de los compañeros que empezaron el encierro ya han sucumbido el acto reivindicativo, debido al riesgo que la falta de alimentación podía ocasionar a su salud. Tras el chequeo, los servicios de emergencias han tratado, sin éxito, de acompañar a los encerrados a las máquinas dispensadoras de comida que posee el edificio, para que pudiesen adquirir alimento . 'La seguridad ha sido inflexible, sólo si dejamos el encierro podremos comer' evidenciaba Héctor Adsurar, secretario de Enseñanza Pública no Universitaria de FREM-CCOO quien padece 'abstemia y malestar general' debido a la falta de ingesta de alimento, según reza el diagnóstico de la médico del SUMMA112 que le atendió. 'Seguiremos aquí lo máximo que podamos' ha reiterado el sindicalista de CCOO. 

El Juzgado de Instrucción número 38 de Madrid  ha dictado el siguiente auto: 'Se accede a permitir la entrada de agua y alimentos suficientes para una jornada. Deberá de permitirse, por las mismas causas de humanidad, el uso de los servicios a los que allí dentro permanecen' .No obstante, la Consejería ha decidido que sólo podrán ingerir alimentos provenientes de las máquinas expendedoras y no permite que los compañeros les pasen alimentos. 

Además del encierro,  los sindicatos siguen planificando movilizaciones para protestar contra 'el sistema que permitirá a la Consejería contratar a dedo y de forma discrecional'. La secretaria general de la Federación de Enseñanza de Madrid de CCOO, Isabel Galvín, ha comparecido en la Asamblea de Madrid y ha exigido que la Consejería abandone 'sus políticas sobre profesorado, que revierta los recortes, que se reincorporen los 6000 profesores y profesoras interinos despedidos por el ERE en marcha, que se deje de contratar de manera irregular, y que se desista de decretar el cambio de forma de acceso a las listas para acceder a puestos de trabajo en condición de interinidad'. El sindicato ha exigido que se mantenga el Acuerdo de Sectorial, vigente de 2006, que ha venido garantizando el equilibrio entre experiencia, nota de examen y méritos a lo largo de todos estos años.

Fuera de las inmediaciones de la sede de la Consejería, un grupo de simpatizantes de la marea verde permanece movilizada en apoyo a los encerrados, celebrando asambleas para decidir si darle continuidad o no al encierro.