Público
Público

Una juez intenta impedir la primera boda gay de Latinoamérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un fallo de último momento de una juez argentina generó dudas sobre si dos argentinos podrán casarse y convertirse en la primera pareja homosexual en contraer matrimonio en Iberoamérica.

Alex Freyre y José María Di Bello habían sido autorizados a casarse semanas atrás por un juez de Buenos Aires que invalidó una norma vigente que prohíbe a dos personas del mismo sexo contraer matrimonio, argumentando que es inconstitucional.

Los dos hombres son seropositivos y planeaban casarse el martes, pero el nuevo fallo ordenó la suspensión de la ceremonia.

"La decisión que adopte no ha de ser interpretada como un adelanto de opinión sobre el fondo del asunto, ni discriminación alguna hacia la cohabitación estable de personas homosexuales", dijo la juez Marta Gómez Alsina en el fallo, y señaló que el otro magistrado no tenía autoridad para conceder el permiso para casarse.

Freyre y Di Bello prometieron ir de todas formas al registro civil el martes y tratar de concretar el matrimonio.

"Tenemos sentencia firme e irrevocable. Lo que han logrado es sólo postergarla", dijeron Freyre y Di Bello en un comunicado.

El procurador general de la ciudad de Buenos Aires dijo que se estaba revisando el fallo, pero que aún no se tomó ninguna decisión definitiva.

Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en permitir la unión civil entre personas del mismo sexo en 2002. En Buenos Aires y otras ciudades argentinas se admite la unión de personas del mismo sexo, pero excluyendo derechos maritales como el de la adopción.

Uruguay y Ciudad de México también permiten la unión legal entre personas del mismo sexo.

La Iglesia Católica argentina calificó el fallo judicial que había autorizado a los hombres a casarse como "un signo grave de ligereza" y pidió a las autoridades que reconsideraran la decisión, aunque el alcalde de la ciudad, Mauricio Macri, dijo que no iba a cuestionar el fallo.

Grupos a favor de los derechos de los homosexuales, que buscan que el país se convierta en el primero de la región en permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, dijeron el lunes que el fallo es una decepción.

"Un día antes del matrimonio un fallo de una segundo jueza lo suspende. Lo que necesitamos es una ley concreta para no depender de un juez", dijo César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina.