Público
Público

El juez interroga el miércoles 3 técnicos de Spanair imputados por homicidio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez de Madrid que investiga el accidente aéreo ocurrido el 20 de agosto en Barajas, Javier Pérez, tomará declaración el próximo miércoles como imputados de homicidio imprudente a los dos mecánicos y al jefe de mantenimiento de Spanair que revisaron el avión cuando éste abortó un primer despegue.

A mediados del pasado octubre, Pérez imputó 154 delitos de homicidio imprudente -el número de fallecidos en el siniestro- y 18 de lesiones imprudentes -los heridos- al mecánico de Spanair Felipe G.R., al técnico de mantenimiento de aeronaves, Julio N.B., y al jefe de mantenimiento de la compañía en Barajas, Jesús T.A..

El titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid justificó la imputación de estas tres personas en los indicios de su posible participación que se "infieren" del informe preliminar emitido por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC).

Así, en el auto de imputación el juez explicaba que, según la comisión, la posible causa directa de la caída del avión pudo ser que los flaps (superficies hipersustentadoras de borde de salida del ala que se emplean para los despegues y aterrizajes) y slats (dispositivos de borde de ataque de alas) no estuvieran desplegados cuando la aeronave despegó.

Esa circunstancia afectó a la estabilidad del MD-82, que entró en pérdida y cayó al suelo, y no se activó el sistema de alarma por configuración inadecuada para el despegue (TOWS) que debería haber advertido a la tripulación de una "inadecuada configuración" de los flaps y slats, dispositivos que se habían averiado también el 9 y el 18 de agosto.

Además, el día del accidente el avión sufrió una avería en el sensor de temperatura (RAT) en un primer intento de despegue y por ello el imputado Felipe G.R. lo desactivó.

"En consecuencia, cabe la posibilidad de que la avería en el RAT del 20 de agosto fuera una consecuencia o manifestación de un fallo multifuncional que afectara también al TOWS", ya que ambos mecanismos estaban alimentados por el mismo relé, destacó el juez.

Asimismo, Pérez contempló la posibilidad de que "tal avería" del sistema sonoro de avisos no fuera detectada por Felipe G.R. al desactivar el sensor de temperatura, que estuvo asistido por Julio N.B. y fue quien "propuso la decisión de despachar el avión, si bien la decisión última correspondía al comandante de la aeronave".