Publicado: 09.05.2014 11:03 |Actualizado: 09.05.2014 11:03

El juez interroga a Montserrat Caballé en su casa durante hora y media por presunto fraude fiscal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El titular del Juzgado de Instrucción 9 de Barcelona, Josep Maria Miquel Porres, ha interrogado este viernes por la mañana durante hora y media a la cantante Montserrat Caballé como imputada a raíz de la querella por fraude fiscal que ha interpuesto la Fiscalía de Delitos Económicos contra ella y que le acusa de defraudar 508.462 euros a la Hacienda pública.

En medio de una gran expectación mediática, con una veintena de periodistas, cámaras de televisión y fotógrafos a las puertas de la vivienda (situada en un edificio de la Avinguda Josep Tarradellas, al lado de la estación de Sants), el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona, Josep Maria Miquel Porres, llegó minutos después de las diez de la mañana,  acompañado por la fiscal del caso, Carmen Martín, la secretaria judicial y un funcionario. Antes de las diez de la mañana ha llegado también al domicilio de Caballé su abogado, Santiago Ayesta. La comitiva judicial ha salido del domicilio de la diva sobre las 11:45, sin hacer declaraciones a los medios de comunicación.

El juez acudió al domicilio de la soprano después de que la forense comprobara que Caballé tiene la movilidad limitada por problemas de salud y por su avanzada edad, 81 años.

La cantante ha devuelto ya a la Agencia Tributaria 300.000 euros de los 508.462 que se le acusa de hacer defraudado en su declaración de IRPF correspondiente al año 2010, simulando tener residencia andorrana. No obstante, Caballé está tratando de reunir la cantidad restante para saldar su deuda con Hacienda, de cara a evitar un eventual juicio.

La diva deberá pagar el total de dinero evadido a Hacienda, más la multa correspondiente (que según el Código Penal oscila entre dos y seis veces la cantidad defraudada), para pactar con la Fiscalía una rebaja en la condena por el delito de fraude fiscal y, de esa forma, evitar la celebración del juicio.