Público
Público

El juez Pedraz envía a prisión a los cuatro detenidos en Navarra y Valencia por pertenencia a ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ordenó ayer el ingreso en prisión de los cuatro detenidos el pasado martes en la operación policial desarrollada en Navarra y Valencia, a quienes imputa los delitos de pertenencia y colaboración con organización terrorista.

Los presuntos terroristas Aurken Sola Campillo, Xabier Rey Urmeneta -detenidos en Pamplona-, Sergio Boada Ezpoz -arrestado en la localidad navarra de Añorbe- y Araitz Amatria -detenida en Valencia- comparecieron ayer ante el juez Pedraz, de guardia este fin de semana, y se negaron a declarar, tras lo que el magistrado decretó su ingreso en prisión provisional sin fianza.

En el auto de prisión, Pedraz señala que Aurken Sola y Xabier Rey formarían parte de un comando autónomo de legales de ETA (no fichados por la Policía) "con la suficiente formación y material necesario" para realizar atentados.

Asimismo, explica que gracias a la vigilancia policial se detectó un viaje que ambos presuntos etarras realizaron a Francia para reunirse con el supuesto jefe del aparato militar de ETA, Garikoitz Azpiazu "Txeroki", y en el que se alojaron en un inmueble de la urbanización "Residence Lissardy" propiedad de una tía de Araitz Amatria (compañera sentimental de Xabier Rey).

Además se descubrió la existencia de un trastero alquilado por Xabier Rey, al que ambos supuestos terroristas trasladaron material desde un zulo.

En el registro de dicho trastero se incautó material apto para fabricar artefactos explosivos, dos revólveres y documentación relacionada con ETA, mientras que en el domicilio de Aurken Sola se encontraron también varias memorias USB con contenido relacionado con la organización terrorista.

El juez imputa a Sola Campillo y Rey Urmeneta los delitos de integración en organización terrorista, tenencia y depósito de armas y explosivos y conspiración para la comisión de delitos terroristas.

En cuanto a los otros dos acusados, Sergio Boada y Araitz Amatria, Santiago Pedraz les considera autores del delito de colaboración con banda armada.

Así, respecto de Araitz Amatria, el auto indica que colaboraría con su compañero sentimental, Xabier Rey, dando cobertura a sus movimientos y facilitándole información sobre los controles policiales en Pamplona.

Además, Amatria facilitó a Xabier Rey el inmueble de la "Residence Lissardy" -propiedad de una tía de la acusada- donde "mantendrían contactos" con dirigentes de ETA y donde Rey y Sola se alojaron cuando se desplazaron a Francia para reunirse con Txeroki.

En relación con Sergio Boada, se detectaron contactos en su domicilio con Rey y Amatria, quien le entregó una serie de efectos informáticos pendientes de analizar.

El juez Pedraz explica que mientras no se realice ese análisis es preciso mantener la medida de prisión provisional para garantizar que Sergio Boada esté en todo momento a disposición de la causa.