Público
Público

El juez Pedraz pedirá de nuevo a Trillo y Palacio su declaración en la causa de Couso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez Santiago Pedraz tiene previsto reiterar al ex ministro de Defensa Federico Trillo y a la ex ministra de Exteriores Ana Palacio su petición de que remitan su declaración como testigos en la causa en la que investiga la muerte del cámara de Telecinco José Couso en Irak, el 8 de abril de 2003.

Según informaron hoy fuentes jurídicas, el magistrado de la Audiencia Nacional considera que ha transcurrido demasiado tiempo desde que el pasado 27 de mayo permitiera a Trillo y Palacio acogerse a su derecho a declarar por escrito en esta causa.

Ambos pudieron acogerse a ese derecho por ser Trillo aforado en la actualidad -es diputado del PP- y porque, tanto él como Palacio, que ahora se dedica al mundo empresarial, eran parlamentarios cuando ocurrieron los hechos.

El juez les envió en mayo un cuestionario para que contestaran a una serie de preguntas relacionadas con la muerte del cámara y aún no ha recibido contestación, por lo que ahora les recordará que están obligados a remitir sus respuestas al juzgado.

Pero no sólo esta cuestión mantiene inactiva esta causa, Pedraz está también pendiente de que Iraq conteste a una comisión rogatoria que cursó para viajar allí con el objeto de "efectuar el oportuno reconocimiento judicial" y, en la medida de lo posible, "una reconstrucción de los hechos".

El juez, aunque es consciente de las dificultades que entraña cumplimentar esta comisión rogatoria por parte de las autoridades iraquíes, quiere preguntar al Ministerio de Exteriores los motivos por los que no ha recibido respuesta alguna a su solicitud.

Con la decisión de Pedraz de tomar declaración a los dos ex ministros, el magistrado reactivó la causa después de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional revocara el 13 de mayo de 2007 el procesamiento de los tres militares norteamericanos implicados en la muerte del cámara.

El testimonio de Trillo y Palacio tiene como objetivo, según el juez, completar la "información transmitida" que las autoridades estadounidenses hicieron llegar entonces a sus respectivos departamentos.