Público
Público

El juez rechaza por ahora hospitalizar a Haidar

El magistrado desoye la petición de la Delegación del Gobierno de Canarias La activista saharaui afirma que no quiere que la atienda ya ningún sanitario, ni siquiera su médico personal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aminatou Haidar, de momento, permanecerá en las instalaciones del aeropuerto de Lanzarote y podrá continuar con su huelga de hambre. El juez de guardia, Jerónimo Alonso, no ha admitido la petición de la Delegación del Gobierno de Canarias y resolvió que 'no ha lugar al traslado forzoso a un centro hospitalario para que se valore su estado de salud o para que sea sometida a tratamiento médico contra su voluntad'.

El magistrado dictó esta resolución después de que, la noche del domingo, una comisión judicial encabezada por él mismo irrumpiese en el habitáculo de la activista saharaui para comprobar su estado de salud. Haidar cumple el martes 23 días en huelga de hambre.

El informe que elaboró la forense, que formaba parte de dicha comisión judicial, ha determinado que Haidar no está tan mal como, en cambio, afirma el informe elaborado por Domingo Guzmán, su médico personal y director del Hospital Insular de Lanzarote.

La secretaria judicial se personóen el aeropuerto para entregar la resolución a la activista saharaui, pero esta la rechazó. Su abogada, Inés Miranda, señaló que no había querido recoger el papel porque cuando el domingo pasado el juez entró en su habitáculo, Haidar pidió por dos veces la presencia de su letrada y el magistrado le dijo que no era necesario, porque no se trataba de un procedimiento judicial. 'Ella entiende que si no era un procedimiento judicial, pues entonces no tiene que recoger ninguna resolución', señaló Miranda.

Haidar aseguró que ya no quiere que la visite ningún médico

Además, la saharaui movió de nuevo ficha en el pulso que mantiene con el Gobierno español por su estado de salud. Haidar aseguró que ya no quiere que la visite ningún médico, ni siquiera el suyo personal. Lo que la ha empujado a tomar esta decisión, según anunció en un comunicado, ha sido la 'actuación judicial' del pasado domingo.

'Entraron en la habitación en donde me encuentro de forma violenta e intimidatoria, expulsaron con empujones a mi asistente, intentaron realizar un examen médico contra mi voluntad y me amenazaron con alimentarme forzosamente, violando mis derechos', afirmó la saharaui. 'Me sentí aterrorizada y, por ello, considero que el juez me ha empujado a tomar la decisión de renunciar a toda atención médica, incluso a la del médico que me ha venido atendiendo hasta la fecha', concluye el comunicado.

Haidar atendió ayer dentro de su habitáculo y tan sólo unos minutos a un periodista de la agencia francesa de noticias France Press (con gran repercusión en el Magreb) y a la cadena de televisión árabe Al Yazira. A France Press le habló de que había 'un papel escrito' en el que había dejado constancia de que no quiere que la vea ya ningún doctor.

Ese documento estaría firmado por un notario y ya estaría preparado. Desde hace una semana, miembros de la plataforma de apoyo a Haidar han comentado que, en el caso de que se la obligase a hacer algo contra su voluntad, ella dejaría firmado un poder reiterando su independencia.

La activista ha dejado dicho que no quiere ningún tipo de resistencia violenta

Mientras, la tensión se rebajó entre la plataforma de apoyo, una vez conocida la resolución del juez. La madrugada del lunes se vivió con mucha presión, porque una treintena de agentes de la Guardia Civil permanecieron al lado de las instalaciones a la espera de que la orden judicial hubiese sido favorable al desalojo. Finalmente, y después de ser saludados por la delegada del Gobierno canario, Carolina Darias, abandonaron el lugar. Aminatou Haidar ha dejado dicho que no quiere ningún tipo de resistencia violenta.

Además, varios de los simpatizantes denunciaron 'presiones' por parte de Aena, responsable del aeropuerto de Lanzarote. La policía municipal requirió a los activistas para que retirasen los coches del aparcamiento de autobuses donde pernocta Haidar.