Público
Público

Un juez retira la patria potestad a unos padres mientras dirime si hubo abuso sexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La juez de Primera Instancia e Instrucción de Berga (Barcelona) ha retirado temporalmente la patria potestad a los padres de dos niñas y ha dado la tutela a la Generalitat, mientras dirime si hubo abuso sexual por parte del padre, o lesiones y falsas acusaciones por parte de la madre.

Según ha informado a Efe la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), las dos hermanas, de cinco y diez años, están bajo su tutela, en espera del dictamen definitivo de la juez.

Los hechos ocurrieron el pasado 11 de mayo, cuando la madre y la tía de las niñas llevaron a la más pequeña al Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) porque la niña tenía dolor en la vulva, según informa hoy el periódico Regio 7.

En el centro sanitario le diagnosticaron un eritema en la zona vulvar y se inició un protocolo para denunciar unos supuestos abusos.

Una patrulla de los Mossos se desplazó hasta el hospital y la madre de la niña, que está separada del padre, dijo a la policía que su hija le había confesado entre lágrimas que su padre había abusado de ella.

El padre, que tiene una orden de alejamiento por maltrato a la madre, negó los hechos ante el juzgado de Primera Instancia de Berga.

La juez, tras recibir el dictamen médico forense y escuchar la versión de la menor, consideró que había contradicciones en la declaración de la madre y suspendió la patria potestad a la madre y al padre.

El 13 de mayo los Mossos se llevaron a las niñas a un centro de atención de menores y dos días después el juzgado que instruye el caso imputó a la madre y a la tía por un presunto caso de lesiones sobre la niña, porque la juez sospechaba que el eritema vulvar había sido causado por la madre para acusar al padre.

Sin embargo, a finales del mes de julio, el fiscal aseguró que "no había ninguna evidencia sobre la causa de las lesiones (...), ya que el eritema vulvar es compatible con una mínima fricción, y todavía más si se tiene en cuenta que la niña todavía lleva pañales".

En consecuencia, el fiscal consideraba excesivo adoptar "una medida tan grave como la de separar a dos niñas de su madre", ya que "la única sospecha que puede haber sobre ella es que puedan haber aprovechado la aparición de la lesión para efectuar imputaciones inciertas sobre el imputado (el padre)".