Público
Público

Un juez sigue la pista del machismo en el Derecho hasta situar su origen en los mitos griegos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez Lorenzo Alvarez de Toledo ha defendido que la mayoría de los "asuntos pendientes" en Derecho en cuanto a la discriminación de la mujer se refiere, como podría ser la prevalencia del varón en la sucesión, provienen de los "mitos griegos", considerados entonces "normas jurídicas".

Así lo ha asegurado, en una entrevista concedida a EFE, Alvarez de Toledo, titular del Juzgado de lo Penal número 1 de León, en la que ha desvelado el resultado de una investigación que ha efectuado sobre los mitos griegos, en los que se contempla a la mujer como un ser inferior al hombre, al que ni siquiera podía mirar a la cara o exhibirse delante de él.

Siguiendo el hilo de la mitología, el juez ha llegado a la conclusión de que "muchas de las cosas que tenemos pendientes en el Derecho", en cuanto a la discriminación de la mujer, "provienen de los cuentos medievales, que proceden a su vez de los mitos griegos", que "son tremendamente machistas".

Todo esto lo reflejó en un ensayo, titulado "De manzanas y serpientes", con el que ganó el VIII Premio de Ensayo "Miguel de Unamuno 2007" que convoca el Ayuntamiento de Bilbao, obra que se ha presentado recientemente en Madrid.

En su obra, el juez ha reivindicado "el papel de la mujer en la historia" y ha enumerado diversas normas que aún prevalecen, que, a su juicio, deberían ser "extirpadas".

Así, ha aludido a Constitución Española, en cuyo artículo número 57 se ve claramente la preferencia del varón con respecto a la mujer en materia sucesoria así como a la jurisprudencia existente, en la que se "sigue siendo tolerante con el adulterio masculino e intolerante con el femenino".

Además, se ha referido al Código Penal, en el que "hay algunos artículos", en los que no se pronuncia la palabra varón, ni mujer, pero que están pesadas para favorecer al sexo masculino "en determinadas circunstancias".

A modo de ejemplo, ha mencionado la "legítima defensa", en la que se exige, a diferencia de otros códigos penales de Europa, que exista una "proporcionalidad" en los medios, lo cual significa que "si te atacan con un alfiler no se puede responder con un tiro".

Esta circunstancia está pensada para el hombre, al no contemplar la posibilidad de que "una persona con una condición física inferior a la del agresor pueda usar un arma para defenderse; los jueces lo tacharíamos de falta de proporción", ha dicho.

Para conseguir la igualdad en las normas, queda un camino por recorrer, ya que estas distinciones en favor del varón no sólo se producen en el Código Penal, sino también en el Código Civil o en otros órdenes jurisdiccionales, como en la legislación de la Seguridad Social, donde se considera a la mujer como "reproductora, no como productora".

Alvarez de Toledo ha tardado cuatro años en escribir este ensayo, que presentó al VIII Premio de Ensayo "Miguel de Unamuno 2007", que se falló en junio de 2007.

La obra, editada por "Devenir", ha sido presentada en Madrid en el salón de actos de FNAC el pasado abril.

Este juez había escrito libros sobre Derecho Mercantil y Civil, además de algunos artículos, pero éste es su primer ensayo.

Ha afirmado que las mujeres no fueron tratadas como seres inferiores siempre, sino que hace 3.000 o 4.000 años existía una matriarcado, del que aún perviven símbolos como el del "águila que ataca a una serpiente".

El gobierno de la mujer "se acabó por la fuerza", que es representada precisamente por este águila.

Por entonces, la mujer elegía al hombre y los hijos eran todos iguales ante la madre, "no había ilegítimos".

"Esto se perdió" y a partir de ahí todos los mitos fueron tremendamente machistas, los griegos más que ninguno.