Público
Público

El juez solicita las actas de Nóos para saber si la Infanta Cristina acudía a las juntas y asambleas

El juez castro ha pedido también que se remita al Juzgado la copia de la hoja registral de la mercantil Aizoon, empresa de la que Urdangarin es copropietario al 50% junto a su esposa. Así como, que se

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha solicitado la certificación de todas las asambleas y juntas que celebró el Instituto Nóos entre septiembre de 2003 y marzo de 2006, con el objetivo de saber si en ellas se reunieron todos sus miembros y, entre ellos, la Infanta Cristina en su calidad de vocal de la entidad, tal y como consta en un auto.

Mediante esta resolución, notificada este viernes a las partes, el juez instructor del caso Nóos atiende así a la petición cursada por el sindicato Manos Limpias, acusación popular en este proceso, de reclamar todas las actas, con las firmas de sus componentes, de los Consejos de Administración y de las Asambleas Generales, como medios de prueba 'fundamentales en la imputación' de la hija del Rey Don Juan Carlos.

De este modo, el magistrado ha requerido al exsecretario de Nóos Miguel Tejeiro que informe sobre cuantas juntas o asambleas, ordinarias o extraordinarias, tuvieron lugar en concreto entre el 23 de septiembre de 2003 y el 20 de marzo de 2006, así como las personas que acudían a las mismas, su lugar de celebración, aportando para ello toda la documentación de la que disponga en este sentido.

En su auto, el juez se centra principalmente en la asamblea general extraordinaria del 23 de septiembre de 2003, del 19 de octubre de 2004 y del 20 de marzo de 2006, para saber si participaron en ellas todos los miembros del Instituto. Asimismo, respecto al acta de ésta última, pide que se certifique a quién pertenece la firma que aparece como la del secretario personal de las Infantas y extesorero de Nóos, Carlos García Revenga, quien negó que fuera suya. Mientras tanto, el juez ha librado mandamiento al registro mercantil de Barcelona a fin de que remita al Juzgado copia de la hoja registral de la mercantil Aizoon, empresa de la que Urdangarin es copropietario al 50 por ciento junto a su esposa.

Por otro lado, Castro ha oficiado mediante la misma resolución a la entidad bancaria La Caixa para que informe sobre quiénes son los titulares y autorizados de la cuenta que Urdangarin adjuntó en un correo electrónico remitido a la noble alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Del mismo modo, pide que aporte la relación de movimientos efectuados desde el 23 de septiembre hasta hoy.

Y es que, según varios de los emails aportados a la causa, Corinna habría realizado gestiones para que el Duque de Palma comenzase a formar parte de su propia fundación, conocida como Fundación Laureus.

 Tal y como justificó el Duque en su declaración como imputado del pasado 23 de febrero en torno al papel desempeñado por su mujer en Nóos, la Infanta era vocal en el Instituto que presidía porque hacían falta cinco personas para formalizar la Junta Directiva y 'tuvimos, cómo decir, que cubrir esos asientos'. No obstante, señaló que su esposa no hacía 'absolutamente nada' sino que fue nombrada como persona 'de máxima confianza y transparencia' para el cargo que iba a ostentar.

'Era una persona de confianza mía en la Junta Directiva, simplemente eso, con la voluntad máxima de dar una transparencia y una normalidad a las cosas', recalcó el imputado acerca del nombramiento de la Infanta en la entidad a través de la cual presuntamente fueron desviados unos 5,8 millones de euros.

En una de sus preguntas en torno al papel de la hija del Rey Don Juan Carlos, Castro observó que según los estatutos de Nóos, con tres miembros en la Junta -presidente, tesorero y secretario- 'bastaba', a lo que el Duque respondió que sus asesores le dijeron que 'había esto, conformamos que iban a ser cinco y yo siempre he pensado que el formalismo eran cinco, no tres'.

Al interpelarle sobre qué hacía entonces su esposa como vocal, Urdangarin se limitó a contestar: 'absolutamente nada', tras lo cual el juez le preguntó 'y si no hacía nada, ¿para qué estaba allí?'. 'Le repito Señoría, yo siempre he pensado que hacían falta cinco personas para formalizar esa Junta y nombramos a las personas de máxima confianza y máxima transparencia para ello. Nada más. Es la primera noticia que tengo que con tres ya hubiésemos conformado la Junta', espetó el encausado.