Público
Público

El juez tomará hoy declaración a la novia del asesino confeso de Marta del Castillo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez que investiga la muerte y desaparición de la adolescente sevillana Marta del Castillo tomará declaración hoy, como testigo, a una chica de 14 años que era novia del asesino confeso de la joven, Miguel C.D., y que ha reconocido a la Policía que supo de la implicación de su novio.

Fuentes del caso han explicado a Efe que el juez ha citado a los abogados personados en la causa a las once de la mañana para practicar "nuevas diligencias" relacionadas con el caso, que no precisa en su providencia, aunque fuentes cercanas a la menor han indicado que ésta comparecerá este viernes.

La declaración de esta menor, de nombre Rocío y residente en Camas (Sevilla), se produce después de que, el pasado lunes, en una nueva declaración ante la Brigada de Homicidios de la Policía, reconociera que supo de la implicación de su novio en la muerte de Marta del Castillo.

La menor y su madre, que acogieron a Miguel en su casa tras el revuelo formado por la desaparición de Marta, habían mantenido hasta entonces, en varios programas de televisión, que "ni conocían la implicación de Miguel ni se la esperaban", y que había sido una sorpresa para ellas enterarse de su detención, el pasado 13 de febrero.

Tras permanecer 72 horas detenido, Miguel C.D., de 19 años, confesó haber golpeado a Marta con un cenicero, en el transcurso de una discusión el pasado 24 de enero, y haber arrojado luego el cuerpo al río Guadalquivir.

Sin embargo, los dos amigos a los que implicó como autores del traslado del cuerpo hasta el río, Samuel B.P., de 19 años, y el menor de edad Javier G.M., de 15 años, negaron posteriormente ante el juez sus declaraciones autoinculpatorias ante la Policía.

Por otra parte, fuentes del caso han informado a Efe de que los análisis a que ha sido sometido el vehículo Wolksvagen Polo propiedad de la madre de Javier, en el que supuestamente fue trasladado al cuerpo de Marta hasta el Guadalquivir, han demostrado la presencia de ADN de la víctima en una de las puertas, así como fibras de la manta en la que supuestamente envolvieron el cuerpo.

Además, se ha encontrado ADN del menor de edad bajo la mesa del ordenador de Miguel, en la habitación de la vivienda de la calle León XIII de Sevilla donde se produjo el crimen, pero no entre los restos de sangre de Marta.

Fuentes judiciales han explicado a Efe de que Rocío comparecerá como testigo y que el hecho de haber conocido la implicación de su novio no supone un delito de encubrimiento pues el Código Penal solo define como tal la "ocultación, alteración o inutilización del cuerpo, los efectos o los instrumentos de un delito, para impedir su descubrimiento".