Publicado: 15.11.2013 19:48 |Actualizado: 15.11.2013 19:48

La juez ve "clara y meridiana" la implicación de los mossos en la agresión al empresario en el Raval

Aunque cree que no existe riesgo de fuga, obliga a comparecer a los agentes en el juzgado cada quince días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La titular del Juzgado de Instrucción 20 de Barcelona, que instruye la muerte del empresario del Gaixample Juan Andrés Benítez tras ser reducido por los Mossos d'Esquadra ve "clara y meridiana" la implicación de los ocho agentes imputados como autores directos de las agresiones o cooperadores necesarios.

En un auto con fecha de este viernes, la juez motiva la decisión de adoptar medidas cautelares contra los ocho mossos, a los que obliga a comparecer en el juzgado quincenalmente a firmar, "con la finalidad de asegurar que los imputados estén en todo momento a disposición del juzgado".

"En este momento procesal, y sin perjuicio del resultado de las diligencias que faltan por practicar, se estima clara y meridiana la implicación de todos los imputados, ya como autores directos de las agresiones, o bien como cooperadores necesarios", que colaboraron con su presencia o sujetando a la víctima, argumenta la juez en su auto.

La juez Eva Moltó considera que no existe un riesgo patente y evidente de fuga, pero advierte de que los indicios que motivaron el auto de imputación contra los ocho agentes "persisten en el momento presente pese a las manifestaciones realizadas por los imputados durante el acto de su declaración ante el Juzgado, que se enmarcan dentro de su derecho de defensa".

Así, la juez considera que en este momento procesal los mossos imputados están presuntamente implicados como "autores directos de las agresiones, o bien cooperadores necesarios que coadyuvaron con su mera presencia o sujetando a la víctima, a la acción perpetrada por los autores directos".

Considera que la medida cautelar dictada a los agentes de comparecer quincenalmente, en miércoles alternos, en la Ciudad de la Justicia, se adopta con la finalidad de asegurar que los imputados estén en todo momento a disposición del juzgado y para "garantizar su presencia en el procedimieto".

La medida cautelar fue solicitada este miércoles por la Fiscalía, aunque pedía que se presentaran semanalmente, una petición a la que se adhirieron las acusaciones particular y popular, y a la que se opusieron las defensas.

La juez imputó el 4 de noviembre a los ocho mossos, que comparecieron el miércoles en el juzgado a declarar, por los delitos contra la vida y/o contra la integridad física, contra la integridad moral, obstrucción a la justicia y coacciones.

En su auto de imputación señaló que tanto las declaraciones de los testigos como los vídeos grabados por varios vecinos "ponen de manifiesto que los agentes no se limitaron a efectuar maniobras de reducción" a Benítez para detenerlo.

Sobre los vídeos, recalcó que recogen "los estremecedores lamentos y gemidos aparentemente agónicos" de la víctima, y que varios testigos le aseguraron que las agresiones de los mossos continuaron una vez cesaron los gritos.

La titular del juzgado cree veraz la versión de los testigos que declararon "de manera serena, verosímil, rotunda y sin el menor atisbo de animadversión contra los agentes actuantes" que estos mossos pegaron puñetazos, patadas, e incluso utilizaron una porra o defensa policial.