Público
Público

Una jueza obliga a tres niños de Valencia a irse con su padre a México

La madre, que tiene la custodia y asegura que los trajo a España de forma legal, ha intentado impedir que se los lleven

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La titular de un juzgado de Moncada ha ejecutado hoy la resolución judicial por la que ordena la entrega al padre de tres menores de doble nacionalidad, española y mexicana, que residen en Alboraya con su madre, que cuenta con la custodia, y que ahora deben regresar a México, donde vive su progenitor.

Sobre las 09.00 horas, la madre ha acudido a la sede judicial acompañada de sus hijos (un chico de 13 años y dos gemelos de 10) para que éstos fueran sometidos a un examen psicológico solicitado por ella con el fin de impedir la ejecución de la sentencia de este juzgado, que considera que los menores fueron 'traídos a España ilegalmente'.

Tras la exploración de los niños, la juez ha desestimado la petición de la madre y ha ordenado que se cumpla el fallo, ratificado en su momento por la Audiencia de Valencia de acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado para dar cumplimiento al Convenio de La Haya, suscrito por España. El representante legal del padre, Jaime Cuevas, ha indicado a Efe que en casos que afecten a menores 'nunca se puede estar satisfecho', pero que hoy 'se ha cumplido una orden judicial'.

Un centenar de personas, entre familiares, amigos y vecinos de la madre, Isabel Monrós, ha acudido desde primera hora a las puertas del juzgado para tratar de impedir la marcha de los niños, y han protagonizado momentos de gran tensión pidiendo a gritos 'que los niños no se vayan, que son españoles', y culpando a la jueza de 'lo que pase a los menores a partir de ahora'. Finalmente los niños han abandonado el lugar alrededor de las 11.30 horas en un furgón policial con las lunas tintadas, acompañados de su padre y protegidos por casi medio centenar de policías y agentes de la Guardia Civil, que no han podido impedir que los concentrados y la propia madre se abalanzaran sobre el vehículo chillando al padre de los niños.

El forcejeo entre agentes y simpatizantes de la madre [en la imagen, Isabel Monrós, desconsolada tras la marcha de sus hijos. EFE] ha durado unos minutos y algunas personas se han quejado de golpes de la policía, mientras que la progenitora, que se había subido al capó de un coche de la Guardia Civil, ha sido atendida por una ambulancia de un ataque de nervios.

El cumplimiento de la orden judicial tiene lugar después de que este juzgado de Moncada resolviera así, en un fallo ratificado por la Audiencia de Valencia, un contencioso iniciado por los progenitores sobre haber traído la madre a los menores de forma ilegal a España, dado que la sentencia mexicana de divorcio establecía unos requisitos para sacar a estos niños del país, según el Tribunal Superior de Justicia valenciano.

Isabel Monrós sostiene que llegó a Valencia con sus hijos en 2010, de forma legal, y que en su sentencia de divorcio quedaba pendiente fijar un régimen de visitas y una pensión alimenticia para los niños. Según su versión, al no tener garantizados los recursos para mantener a sus hijos en México, decidió quedarse en casa de sus padres en Valencia. El padre de los menores siempre ha manifestado, a través de su abogado, su deseo de mantenerse al margen, al igual que a sus hijos, del 'circo mediático' que en su opinión ha envuelto el caso, y ha pedido 'respeto y cumplimiento a una resolución judicial firme', además de que 'primen los intereses de los menores sobre los de los padres'.

En un primer intento de que se cumpliera la orden judicial, el pasado 3 de marzo, tres centenares de personas, entre familiares y vecinos de la madre, impidieron el acceso de la Guardia Civil al domicilio materno y la entrega de los niños al progenitor. Al día siguiente, su madre, que justifica su actitud en que 'cualquier madre haría lo mismo por sus niños', solicitó a la Fiscalía de Menores de Valencia 'medidas de protección' que garantizaran la permanencia de sus hijos en España, y al juzgado que suspendiera la ejecución de la orden. Hoy, tras una exploración médica a los pequeños, la jueza titular ha determinado finalmente el cumplimiento de la orden.

En un auto facilitado por el TSJ valenciano, la juez señala que 'ni en México ni en 2011 en este juzgado' la madre ha referido 'maltrato alguno' por parte de quien fue su marido y padre de los niños sobre ella o los menores. También que 'no consta denuncia alguna, ni en México ni ante las autoridades españolas' en ese sentido, y que los menores 'nunca antes de ahora refirieron maltrato paterno', tal y como sí ha asegurado la madre a algunos medios de comunicación.

Los menores han sido finalmente entregados hoy al padre 'no sedados' -la madre ha dicho que 'se los han llevado a la fuerza'- por agentes de la Guardia Civil, según las fuentes, que recuerdan que, según ha determinado la justicia, vinieron a España 'sin saberlo ni el padre ni el juzgado' competente.