Público
Público

Los jugadores más mediáticos decepcionan en el Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las imágenes de Wayne Rooney, Cristiano Ronaldo y Samuel Eto'o siguen adornando carteles por toda Sudáfrica, pero tristemente para estos futbolistas, esa será su única presencia en las fases finales de la Copa del Mundo.

el marfileño Didier Drogba, el argentino Lionel Messi y el español Fernando Torres -, se suponía que las potenciales figuras del torneo marcarían goles, liderarían a sus equipos y demostrarían por qué se encuentran entre los mejores jugadores del mundo.

Sin embargo, la realidad ha sido algo distinta.

De los principales rostros del evento, sólo Messi, que ha tenido hasta ahora un buen torneo pese a no haber anotado goles, y Torres, que tampoco ha podido marcar tras llegar en baja forma después de una lesión, siguen con sus equipos en la competición.

Argentina se enfrentará a Alemania, mientras que España se medirá ante Paraguay en los cuartos de final del Mundial.

Ambos jugadores conservan su oportunidad de dejar huella en la Copa del Mundo, mientras que Rooney y Ronaldo deberán esperar al menos otros cuatro años para deslumbrar y cumplir con las altas expectativas que generan.

En cambio, para Drogba y Eto'o, que en 2014 contarán con 36 y 33 años respectivamente, las posibilidades de volver a disfrutar de la máxima fiesta del fútbol prácticamente han desaparecido.

LA MAYOR DECEPCIÓN

Sin duda, Rooney fue el que tuvo el peor Mundial de todo el grupo. La etapa de preparación de Inglaterra estuvo marcada por comentarios sobre cómo llevaría a su selección al menos a las semifinales del torneo.

Sin embargo, el goleador del Manchester United nunca llegó a estar en forma y se le vio contrariado en el campo de juego. Pese a que estuvo cerca del gol en su último partido en la fase de grupos ante Eslovenia, su campaña puede calificarse, como mínimo, de decepcionante.

Su ex compañero en el Manchester United, Cristiano Ronaldo, también demostró hallarse en un nivel muy bajo.

El jugador más caro del mundo estuvo a punto de comenzar el torneo con gloria tras un tiro de larga distancia ante Costa de Marfil que dio en el palo, pero se mostró poco efectivo en el resto del partido y del Mundial.

El luso consiguió destacar en el 7-0 sobre Corea del Norte, cuando anotó uno de los tantos y rompió su sequía goleadora con la selección portuguesa.

Pero ante Brasil, el extremo del Real Madrid tuvo menos contacto con el balón, y pese a sus intentos, estuvo siempre controlado por el defensa brasileño Lucio.

Su participación en la Copa del Mundo terminó de mala manera, cuando al ser abordado por la prensa tras la derrota ante España, Ronaldo dijo "hablen con Carlos Queiroz", aunque posteriormente se retractó de sus comentarios en un comunicado.

La situación de Fernando Torres en la selección española también es compleja. Tras someterse a una operación de rodilla a un mes del Mundial, el delantero del Liverpool se ha visto eclipsado por su compañero en el ataque, David Villa.

Mientras que Torres no ha logrado marcar para España, Villa lleva cuatro goles en el mismo número de partidos, situándose a sólo dos tantos del máximo anotador histórico de la selección española, Raúl, con 44 goles.

Torres carece del ritmo y la fortaleza física que habitualmente hacen temer a los defensas rivales, y no parece ni la sombra del jugador que anotó el brillante gol de la victoria ante Alemania en la final de la Eurocopa 2008.

"No es fácil volver después de una operación. Creo que aún me queda un poco para alcanzar mi cien por ciento, aunque estoy cerca", dijo Torres la semana pasada.

MESSI A LA FINAL

Al menos Torres, al igual que el argentino Messi, siguen en la competición.

Messi, elegido mejor jugador del mundo el año pasado, ha realizado una serie de excelentes partidos con Argentina, lo que podría llevarlo eventualmente a una esperada final con Brasil.

De todos los "rostros del Mundial", Messi parece ser el único con posibilidades de dejar escrito su nombre en la final, tal como lo hizo su técnico Diego Armando Maradona en 1986.

Las dos estrellas africanas del torneo, Drogba y Eto'o, consiguieron un éxito moderado, pero no lograron que sus equipos avanzasen a la siguiente fase.

Drogba se vio obligado a jugar con un protector en el brazo durante el Mundial, pero aún así se dio el lujo de convertirse en el primer jugador africano en anotar un gol a Brasil, en la derrota por 3-1 de su equipo.

Por su parte, Eto'o marcó dos tantos para su selección, pero no pudo ayudar a la plantilla camerunesa a pasar de ronda ni a sumar puntos en el grupo.

Ambos estuvieron lejos de emular la campaña de Roger Milla en el Mundial de 1990, y tendrán que conformarse con ser mencionados en el pie de página cuando este torneo pase a formar parte de los libros de la historia.