Publicado: 09.01.2014 07:00 |Actualizado: 09.01.2014 07:00

Jugar a la Bolsa vuelve a ser más rentable que trabajar

Mientras el Ibex 35 sube como la espuma, los costes salariales siguen cayendo en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La evolución de la Bolsa española, que esta semana ha vuelto a superar la cota de los 10.000 puntos después de treinta meses por debajo, explica que muchos inversores vean cerca el final de la crisis, mientras los trabajadores siguen sin atisbarlo.

Después de varios años de caídas ininterrumpidas, el Ibex 35 cerró 2013 con una subida del 21%, que contrasta con el nuevo descenso de los costes salariales reflejado en los últimos datos hechos públicos por el INE, correspondientes al tercer trimestre.

Si hacemos caso a la estadística oficial, los costes salariales por trabajador empezaron su declive en 2012 y desde entonces acumulan un deterioro próximo al 1%, al haber pasado, en media, de 22.775 a 22.550 euros anuales.

Sin embargo, otras fuentes, como la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), sostienen que la caída de los salarios ha sido mucho mayor: del 4% en términos nominales (sin contar el efecto de la inflación) sólo entre 2010 y 2012.

En cualquier caso, durante esos años, a la Bolsa española le fue todavía peor, ya que su índice selectivo se desplomó desde los 11.940 puntos registrados a 31 de diciembre de 2009 hasta los 8.167 de la misma fecha de 2012, con una pérdida acumulada del 31,5%.

La llegada de dinero fresco procedente del exterior, en busca de las gangas derivadas del empobrecimiento general de la economía española, está detrás del favorable cambio de tendencia que experimentó el Ibex 35 a lo largo de prácticamente todo 2013.

Detrás de esos inversores, atraídos también por la liquidación masiva de activos inmobiliarios, se encuentran fundamentalmente fondos buitre, sociedades de capital riesgo, grandes patrimonios, gestoras de fondos de pensiones y fondos soberanos.

Algunas de sus operaciones en España han sido muy sonadas, como la entrada a bombo y platillo de Bill Gates o George Soros en el accionariado del grupo FCC; pero se trata sólo de una pequeña parte, bien que abundantemente publicitada.

Se da la circunstancia de que uno de los sectores que mejor comportamiento bursátil están teniendo en los últimos tiempos es la banca, tan determinante en el desarrollo de la crisis en España y que obligó a pedir un rescate de 40.000 millones de euros para sanearla.

Sólo el martes pasado, día en que la Bolsa recuperó los 10.000 puntos, el valor de los bancos cotizados aumentó nada menos que 8.832 millones, después de que varios de ellos se anotaran en esa sesión subidas superiores al 5%.

El mismo año en que la Ibex ganaba un 21%, los costes salariales perdieron un 0,2% de su valor, a falta de que se conozcan los datos del cuarto trimestre de 2013, con lo que jugar a Bolsa volvía a ser más rentable que vivir del trabajo.