Público
Público

"Juguetes de Circo", una exposición que invita a jugar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pasen y vean. Payasos, muñecos y animales de hojalata, juegos de bolas, recortables, cartas de magia, carteles y fotografías componen "El mayor espectáculo del mundo: Juguetes de Circo", una exposición que reúne objetos relacionados con la vida circense y que se inaugura hoy en el Museo del Traje de Madrid.

Hasta el 7 de marzo, la exposición mostrará una importante colección de juguetes, quince carteles de gran valor por su antigüedad y una pequeña muestra fotográfica, todo ello vinculado con el mundo del circo y seleccionado por las comisarias Teresa García, Lorena Delgado y Concha García.

"Hemos querido mostrar la parte más lúdica y divertida del circo, resaltado el trabajo de los payasos, malabaristas y magos", explicó a Efe Teresa García, y añadió que han desestimado, por esa razón, "carteles ofensivos que hacían referencia a mujeres barbudas o a enanos".

El payaso es la figura del circo más representada entre los juguetes expuestos, aunque también aparecen los populares trapecistas, acróbatas, malabaristas y equilibristas que realizan divertidas piruetas y soberbias volteretas con un rudimentario mecanismo de cuerda, a pesar de estar hechas de hojalata.

Una de las piezas más valiosas que aparece en la muestra son dos payasos de hojalata engrapada, de autor desconocido que data de 1927.

Realzada con delicadas litografías, la hojalata también ha servido para dar forma a animales del circo como leones, tigres, monos, elefantes y caballos.

Elaborados con baquelita, madera, telas, plástico y aglomerado pueden verse juguetes de la década de los 40, 50 y 60 como carpas de circo en pequeña escala, carromatos, payasos musicales, magos y juegos de cartas.

"Como no podía ser de otra manera, en esta exposición, destinada a niños y grandes, no hemos querido olvidar a los entrañables y queridos payasos de la tele Gaby, Fofó, Miliky y Fofito, muñecos de tela y plástico, elaborados en España entre 1973-1980", apuntó.

Entre los vivos colores, el gran formato y el lenguaje directo de los carteles, que es la carta de presentación del espectáculo circense, llama la atención un grabado de finales del siglo XIX, titulado "La cabeza misteriosa". "Este elemento ha sido muy utilizado en el negocio, ya que era su medio principal para atraer al público", señaló Teresa García.

"Las fotografías en blanco y negro aportan información y sirven de apoyo a la exposición, pero sobre todo ayudan a los niños a situar los juguetes en el contexto de la historia y preservar la magia y la ilusión que tiene el circo", afirma la comisaria.

Con motivo de las fiestas navideñas, el Museo del Traje organiza desde hace cuatro años una exposición con objeto de dar a conocer los fondos custodiados en sus almacenes.