Público
Público

Juicio en Londres por el derecho de un niño a morir

El niño, de un año, nació con el síndrome miasténico congénito, que le impide respirar sin el sistema de ventilación mecánica que le mantiene con vida 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los padres de un niño de un año dirimen en los tribunales británicos si debe o no ser desconectado del sistema de ventilación mecánica que le mantiene con vida. Tanto los médicos como la madre han tomado la decisión de dejar que muera sin dolor, pero el padre la ha recurrido ante la Justicia.

Baby RB así se le conoce por razones legales para proteger su identidad y la de su familia nació con el síndrome miasténico congénito, una enfermedad que se produce por defectos genéticos en la unión neuromuscular, donde las células nerviosas se unen a las células musculares.

El niño tiene serias dificultades para respirar y mover las extremidades. Una hora después de nacer, ya tuvo que recibir ventilación asistida para que pudiera respirar. No puede toser, por lo que sus secreciones deben ser retiradas mecánicamente para que no inunden sus pulmones. Nunca ha podido abandonar el hospital.

Los médicos, con el apoyo de la madre, han comunicado al tribunal que el niño sólo puede llevar 'una existencia miserable, triste y dolorosa', incluso si una intervención quirúrgica permitiera su traslado al hogar de uno de sus padres, que se encuentran separados.

Los abogados del padre sostienen que el cerebro del niño no está afectado por la enfermedad y que puede ver, sentir y reconocer a sus padres. También han mostrado un vídeo que muestra cómo se divierte con sus juguetes.

El padre ha propuesto que se le practique al niño una traqueotomía. Los médicos no creen que eso solucione sus problemas respiratorios, aunque tienen hasta el sábado para dar una respuesta formal. Según su pediatra, se trata de uno de los 'casos de minusvalía física más graves' que ha visto en los miles de niños que ha atendido en los últimos diez años.

El médico afirma que el niño nunca podrá respirar sin ayuda, con o sin traqueotomía. En el caso de vivir fuera del hospital, si sufriera una emergencia y hubiera que quitarle el tubo, sufriría muchísimo en todo el proceso.