Público
Público

El juicio Mills concluye hoy a la espera de una sentencia sobre Berlusconi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juicio Mills, en el que el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi está acusado de corrupción en acto judicial, concluye hoy en el Tribunal de Milán, donde se espera que las tres juezas encargadas del caso dicten sentencia, incluso, este mismo sábado.

Las magistradas Francesca Vitale, Antonella Lai y Caterina Interlandi escucharán a partir de las 09.30 hora local (08.30 GMT) el alegato final que los abogados de Berlusconi, Piero Longo y Niccolò Ghedini, formularán en defensa del ex primer ministro, quien tiene pendientes en el Tribunal de Milán otros tres procesos.

Tras ello y posibles imprevistas declaraciones de última hora de alguna de las partes, las juezas deliberarán a puerta cerrada y se espera que incluso hoy mismo anuncien su sentencia sobre la supuesta corrupción en acto judicial por parte de Berlusconi, para quien la Fiscalía solicita cinco años de prisión.

Al contrario de lo que ha sucedido durante las vistas del juicio, que comenzó en marzo de 2007, las magistradas permitirán que las cámaras de televisión y los fotógrafos entren para la lectura de su sentencia al aula del Palacio de Justicia en el que se ha celebrado el proceso.

El caso Mills, llamado así por el letrado británico David Mills, juzga el supuesto pago de unos 600.000 dólares por parte de Berlusconi al abogado a cambio de su testimonio favorable en dos juicios en los que resultó absuelto el ex primer ministro en los años 90 del pasado siglo.

El proceso, que comenzó con el propio Mills también como imputado, tuvo que ser dividido en dos juicios paralelos en 2008 debido a que una ley de inmunidad, el ya invalidado "Laudo Alfano", permitió que quedara suspendido el caso contra Berlusconi, entonces jefe de Gobierno.

El juicio contra Mills continuó de modo normal y el abogado británico fue condenado a cuatro años y seis meses de cárcel por corrupción en acto judicial en primera y segunda instancia en 2009, pero el Tribunal Supremo italiano declaró prescrito el delito en 2010 (justo hoy hace dos años), lo que podría ocurrir también con Berlusconi.

La prescripción es la gran incógnita de este juicio, pues los abogados de Berlusconi consideran que llegó el pasado 3 de febrero y la Fiscalía que no lo hará hasta mayo próximo, toda vez que el plazo para que prescriba el delito es mayor que en el caso de Mills por las suspensiones del juicio al ex primer ministro con motivo de las distintas leyes de inmunidad.

En todo este tiempo, Berlusconi ha asegurado que no recuerda haber conocido a Mills porque era uno de los muchos abogados que el grupo Fininvest (de su propiedad) tenía en el extranjero, y que los 600.000 dólares corresponden al pago en dinero negro al letrado por parte de un armador italiano para eludir al fisco británico.

El exjefe de Gobierno italiano tiene pendientes ante el Tribunal de Milán también el juicio Ruby (incitación a la prostitución de menores y abuso de poder), el Mediaset (fraude fiscal), así como el caso Unipol (participación en la revelación de secreto profesional).