Público
Público

Juicio a Olarra y Múgica por entregar un coche-bomba para ponerlo en un ferry

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ex dirigentes etarras Juan Antonio Olarra Guridi y Ainhoa Múgica Goñi, "Olga", serán juzgados el miércoles en la Audiencia Nacional por entregar un coche-bomba en Francia para ser trasladado a una población cercana a Valencia y colocado en un ferry de Transmediterránea en agosto de 2000.

Por estos hechos, el fiscal pide diez años de cárcel para Olarra y Múgica, entregados de forma temporal por Francia, como autores de un delito de transporte de sustancias explosivas con finalidad terrorista.

Según las conclusiones provisionales del fiscal, los ex dirigentes etarras pidieron a los miembros del "comando Sugoi" Aitor Olaizola y Eider Pérez Aristizábal, ya condenados por estos hechos, que se trasladaran a Bagnères de Luchon (Francia) a recoger un Renault 19 blanco "cargado con explosivos y destinado a su entrega en una población cercana a Valencia".

Allí se habían desplazado los miembros del "comando Andalucía" Igor Solana y Harriet Iragi "para recibir dicho vehículo y colocarlo, siguiendo indicaciones de los acusados, en un buque de la empresa marítima Transmediterránea".

Cuando Olaizola, que conducía una motocicleta a modo de "lanzadera", y Pérez Aristizábal, que llevaba el coche-bomba, circulaban por la N-230, en Huesca, el coche sufrió una avería y "ante la imposibilidad de seguir circulando", Eider avisó a Aitzol y éste la recogió en la moto para huir al País Vasco.

El 14 de agosto de 2000, sobre las 14.00 horas, fue encontrado el vehículo, que invadía "parte de la calzada, lo que obstaculizaba el tráfico rodado, generando cierto riesgo para la circulación vial".

La Guardia Civil comprobó que tenía las placas de matrícula dobladas, ya que el vehículo al que correspondía y su dueña se encontraban en Barcelona, y después descubrió una caja de madera con un candado, que ocupaba gran parte del maletero y "que desprendía olor a explosivos".

Al día siguiente, el vehículo fue explosionado de forma controlada y se comprobó que la carga estaba compuesta de "una mezcla cloratada, a base de clorato potásico y azufre, probablemente reforzada con una cantidad aproximada de 10 kilos de explosivo de tipo rompedor".

La explosión destruyó el coche, causó un pequeño incendio en un campo cercano y desperfectos en la carretera, tendido eléctrico y almacenes colindantes.

El 22 de septiembre ETA asume la autoría de ese coche-bomba en un comunicado en "Gara".

Los investigadores determinaron que las placas de matrícula habían sido manipuladas del mismo modo que las incautadas a José María Novoa a finales de 200 y que la utilizada en el coche-bomba colocado en la casa cuartel de Ágreda Soria en julio de ese año.

Múgica y Olarra, fueron detenidos el 16 de septiembre de 2002 cerca de Burdeos.