Público
Público

Julio llega con alzas de electricidad, gas natural, butano e hipotecas

La luz sube un 1,5%, pese a la promesa de Sebastián de congelarla. Los consumidores critican el "efecto catastrófico" para las familias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace un año fue el IVA. Ahora, julio llega con alzas en servicios básicos e hipotecas más caras. El Gobierno anunció ayer subidas (en algunos casos, superiores al IPC) en los precios de la luz, el gas y el butano. Se unen al aumento del euríbor, referencia de la mayoría de créditos hipotecarios.

En el caso de la luz, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, que preside la vicepresidenta económica, Elena Salgado, aprobó ayer una subida media, en vigor desde hoy, del 1,5% para la tarifa de último recurso (TUR), a la que están acogidos la gran mayoría de usuarios domésticos y muchas pymes (20,1 millones de clientes). Para el grueso de usuarios, el alza será del 1,37%, y para los que tienen la modalidad de discriminación horaria (antigua tarifa nocturna), del 3,3%. Los clientes con el bono social (tres millones de hogares considerados vulnerables) se libran: mantienenlos precios de abril de 2009.

Industria ha optado por contener el déficit tarifario de las eléctricas

El Gobierno ha congelado la parte regulada de la tarifa, la única que controla y que retribuye la distribución, el transporte, las primas a las renovables y la financiación del déficit de tarifa (desfase de ingresos y costes del sistema). La subida se debe al encarecimiento de la energía (que supone la otra mitad del recibo), cercano al 3% y fijado en una subasta muy criticada por las asociaciones de consumidores y que ha cuestionado la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

El Ministerio de Industria podría haber bajado los peajes para compensar el alza de la energía, pero, como recomendó la CNE, no lo ha hecho. La razón es el déficit tarifario acumulado desde 2000, que se genera en la parte de los peajes. Ya suma 22.850 millones de euros y este año no debe superar por ley los 3.000 millones. Además, las turbulencias financieras han obligado a retrasar la colocación de buena parte de lo previsto: de los 15.400 millones que debían titulizarse (vender a entidades financieras para convertirlos en títulos negociables) hasta julio, las eléctricas sólo han cobrado 7.000 millones.

El sector ha presionado para que la luz subiera. Ayer, casi en el instante en que se conocía la subida, el primer ejecutivo de una de las grandes eléctricas españolas abogaba por 'no poner más gasolina en el incendio' del déficit tarifario.

El IPC se situó en junio en el 3,2%, tres décimas menos que en mayo

Aunque Industria dice que el incremento es 'muy leve y se puede asumir', este choca con las palabras de Miguel Sebastián, su titular, en marzo pasado, tras el histórico aumento (9,8%) de enero: 'Nuestro escenario, salvo que ocurra un acontecimiento internacional que impacte en los precios, es que no vuelva a subir la luz este año', dijo. Entonces, el crudo Brent (de referencia para Europa y principal referencia) rondaba los 115 dólares por barril, por encima de los 111 dólares actuales.

La subida de la luz se une a las de butano y gas (5,7% en ambos casos), que también se deben al encarecimiento de la materia prima y que, según los consumidores, tendrán un 'efecto catastrófico' sobre las economías familiares y la recuperación del consumo. En el caso del butano, que usan unos ocho millones de hogares (muchos, de bajo poder adquisitivo), ha subido un 18,8% en el último año. Pese a ello, los distribuidores se quejan de que venden a pérdidas.

En plena crisis, el ciudadano también afronta un encarecimiento de las hipotecas. El euríbor, pese a haber caído en junio por primera vez en este año (ha cerrado en el 2,144%), va a encarecer los créditos. Para una hipoteca de 150.000 euros a 26 años, con un diferencial de medio punto y revisión anual, la cuota mensual será de 665,31 euros: 64,32 euros más al mes y 772 euros más al año. Si la revisión es semestral, la subida es de 46,45 euros al mes y de 279 euros en el semestre.

El único consuelo para el usuario es la ligera tregua del IPC. La tasa interanual ha caído por segundo mes consecutivo y se situó en junio en el 3,2%, tres décimas menos que en mayo, según el INE. Tabaco, alimentos y bebidas no alcohólicas explican esta bajada.