Público
Público

Julius Shulman, un arquitecto de fotos en blanco y negro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A veces no se sabe si fue antes la escena de una fotografía o de una película hollywoodiense. Eso ocurre con las instantáneas de Julius Shulman, quien ha legado a la historia unos 70.000 instantes de Los Ángeles que son de premio Óscar.

De este maestro de la fotografía de arquitectura se inauguró hoy oficialmente la muestra "Los Ángeles de Julius Shulman" que reúne 130 fotos en la Sala Canal de Isabel II, centro de Madrid, hasta el próximo 16 de mayo y se enmarca en la feria internacional de arte contemporáneo ARCO 2010.

El continente para hablar de fotografía de arquitectura es inmejorable: un antiguo depósito de agua de la red de suministro que construyó la reina Isabel II, convertido en sala de exposiciones por la Comunidad de Madrid, organismo que ha colaborado en esa muestra que ha sido producida por el Getty Reseach Institute (EE.UU.).

Así visitar "Los Angeles de Julius Shulman" supone reconocer la capacidad de observación de un amigo de arquitectos claves en la arquitectura moderna angelina como Frank Lloyd Wright, J. Barry Moffitt, Richard Neutra, John Lautner, Rudolf Michael Schindler, el matrimonio Charles y Ray Eames, y el estudio Buff, Straub y Hensman.

El recorrido consta de 130 instantáneas que han sido editadas, según indicó hoy en la presentación Christopher James Alexander, comisario de la muestra y conservador del instituto de investigación y conservación de la agencia Getty Images, del mismo del archivo que Julius Shulman legó en 2007 a esa institución estadounidense.

Casi todas las fotos de Julius Shulman (Nueva York, 1910-Los Ángeles, 2009) son en blanco y negro. Pero en esa muestra 25 fotos han sido impresas en un proceso de "pigmentación en inyección de tinta" de negativos que originariamente están en blanco y negro.

De ahí que la exposición permite al visitante que vea las mismas fotografías -con el mismo tamaño, paspartú y marco- primero, en color (en la planta baja) y después, en blanco y negro (en el tercer piso).

En ese juego visual se pueden hallar tomas clásicas de Shulman como la "Casa Case Study nº 22": una fotografía vertical -originariamente en blanco y negro- de una residencia creada por Pierre Koening con vistas de Los Ángeles de 1960 en la que se ven a dos mujeres charlando en el comedor.

Esta pasión por las ventanas de Shulman denota la influencia y fascinación que sintieron los arquitectos modernistas por las líneas puras y el uso del vidrio gracias al descubrimiento de nuevos materiales.

A través de estos avances, la fotografía de Shulman juega con el minimalismo de los edificios que se convierten en esculturas y con las formas angulosas que generan dibujos en trama de grises en las fotos. Por lo que las imágenes de Shulman trascienden las fronteras de ser documentos para ser obras de arte por sí mismas.

La simetría de sus fotos no sólo habla desde lo matérico de los edificios sino del vacío espacial que albergan. Por lo que el fotógrafo juega en sus imágenes con la sorpresa, la luz y su ausencia -la sombra-, la perspectiva y la óptica.

Con ello recrea las líneas visuales de los edificios pero incluso en sus fotos crea su propia arquitectura, es decir, los edificios al ser fragmentados en el interior de su foto se convierten en un concepto, en una nueva arquitectura.

Shulman, que nació en el seno de una familia de inmigrantes rusos en Nueva York y desde los diez años hasta su muerte, con 98 años, residió en Los Ángeles, fue un "flâneur" con una cámara, en el sentido que tomó el filósofo Walter Benjamin de un paseante de la urbe.

De esos paseos cabe destacar sus fotos que muestran el proceso de cambio de Los Ángeles en los años 30, 40, 50 y 60 como en la foto de la Plaza de Union Bank (1968) en la que da muestra de la desaparición paulatina de las casas victorianas en pos de los rascacielos.

O la poesía de instantes fotográficos suyos que son casi grisallas como la "Vista de la Cuenca de Los Ángeles desde Muholland Drive" (1968).

Belén Palanco