Público
Público

Juncker es optimista sobre el desembolso del sexto tramo de ayuda a Grecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, dijo hoy ser "optimista" sobre el pronto desembolso del sexto tramo de ayuda a Grecia, que la UE en principio no ejecutará hasta que reciba garantías de todas las fuerzas políticas griegas de que cumplirán las medidas de ajuste pactadas.

En una rueda de prensa en Luxemburgo con el primer ministro griego, Lukás Papadimos, Juncker restó importancia a que los partidos políticos griegos no hayan enviado aún el compromiso escrito a sus socios comunitarios.

"No estaba previsto que el primer ministro Papadimos tuviera hoy la carta. Estoy seguro de que la tendremos antes de la próxima reunión del Eurogrupo", prevista para el 29 de noviembre, declaró el primer ministro luxemburgués.

En esta reunión, los países de la zona euro podrían aprobar el desembolso del sexto tramo, de 8.000 millones de euros, del primer rescate griego, siempre que el Ejecutivo heleno haya presentado las garantías escritas de que cumplirá con lo pactado con sus socios.

El presidente del Eurogrupo aseguró que tiene "confianza" en que las fuerzas políticas griegas llegarán a un acuerdo para poner sobre el papel su compromiso con la consolidación fiscal.

Juncker y Papadimos discutieron sobre este asunto y sobre la condonación del 50 % de la deuda griega en manos privadas, otro de los puntos aprobados en la cumbre de octubre y que formará parte del segundo rescate, que asciende a 130.000 millones de euros.

El primer ministro griego recordó que su Gobierno cuenta con un gran apoyo popular y que solamente seguirá al mando del país mientras queden medidas económicas para implementar.

Ante la propuesta sobre la creación de deuda pública europea -los llamados eurobonos- que la Comisión Europea (CE) publicará mañana, ambos dirigentes declinaron opinar, si bien dejaron patente que no creen que sea la única solución a la crisis que afecta a Europa.

Según Juncker, existen "argumentos a favor" de los eurobonos, pero no serán "una solución a corto plazo" a los problemas de deuda, puesto que su puesta en marcha tomaría cierto tiempo.

"Los eurobonos podrían suponer una medida para corregir" los problemas de deuda de la periferia, si bien su introducción es un proceso lento, señaló Papadimos en la misma línea que su homólogo luxemburgués.

Sobre las enormes reticencias en este asunto de la canciller alemana, Angela Merkel, Juncker evitó posicionarse antes de conocer los detalles de la propuesta de la Comisión, pero añadió que es consciente de que en Alemania la idea de los eurobonos "no gusta de manera espontánea".