Público
Público

La Junta de ACS aprueba ampliar su capital en un 50 por ciento para comprar Hochtief

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Junta extraordinaria de accionistas de la empresa española ACS aprobó hoy por mayoría autorizar una posible ampliación del 50% del capital social para afrontar la opa que ha lanzado sobre la constructora alemana Hochtief.

El presidente de la constructora española, Florentino Pérez, aseguró que la operación sobre la alemana, que espera "completar satisfactoriamente" en enero de 2011, servirá para que el grupo resultante sea "líder mundial en infraestructuras".

La ampliación de capital, que supone un paso adelante hacia este objetivo, ha sido aprobado con un 99,51% de los votos de los accionistas, y pondrá en circulación 157 millones de acciones por un importe nominal de 78,5 millones de euros, a un precio de 50 céntimos de euro por acción.

A precio de mercado, estos 157 millones de acciones tendrían un valor a día de hoy de unos 5.700 millones de euros.

Sin embargo, la Junta estuvo marcada por la fuerte oposición de los accionistas minoritarios, que anunciaron su intención de impugnar este acuerdo, ya que en palabras de uno de ellos "les preocupa que se pueda indigestar una oferta tan grande".

La presidenta de la federación que agrupa a la asociaciones europeos de accionistas minoritarios, DSW y Euroshalders, la alemana Jella Benner-Heinacher, tomó la palabra para asegurar que "resulta imposible apoyar la petición de ampliación" y es "complicado admitir la validez de esta junta" sin conocer una serie de "cuestiones esenciales".

Interrogó a la Junta sobre cuáles son las verdaderas intenciones de ACS al comprar acciones de Hochtief y si la pretensión es "integrarlo, como hizo con Dragados".

También preguntó "qué supondrá para la valoración de las acciones la entrada al mercado de una gran cantidad de ellas".

En su respuesta, Pérez aseguró que ya ha respondido a estas cuestiones anteriormente, pero que volverá a hacerlo "por escrito".

En su intervención inicial el presidente de ACS reconoció que le sorprende la reacción adversa ante la opa, reiteró que la operación "no es hostil" y afirmó que la empresa mantendrá su sede en Alemania y su carácter alemán.

Insistió en el argumento de que ambas compañías se complementan "perfectamente" desde un punto de vista geográfico, ya que mientras la alemana está presente en EEUU, Asia y el Pacífico, la española es líder en el arco mediterráneo y Latinoamérica, y tiene proyectos en más de 40 países.