Público
Público

La Junta cifra en 709 las hectáreas arrasadas en Ávila en el fuego sin extinguir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Junta de Castilla y León ha cifrado hoy en 709,46 las hectáreas arrasadas por el incendio que comenzó en la tarde del pasado viernes en Navalacruz (Ávila) por una negligencia y que hasta ayer no ha quedado controlado, aunque no extinguido cuatro días después de su inicio.

Según ha informado hoy en nota de prensa la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León, del total de hectáreas afectadas en la zona de la Sierra de las Parameras, que afecta al espacio protegido de La Paramera y Serrota, el 83 por ciento corresponden a matorral -367,62 hectáreas- y pastizal -219,44.

Por su parte, la zona de coníferas que ha resultado afectada por las llamas asciende a 122,4 hectáreas.

El fuego, que desde ayer está controlado aunque la Junta no lo da por extinguido, ha afectado a tres términos municipales del centro de la provincia abulense: Navalacruz, Sotalvo y Solosancho.

El más afectado ha sido Navalacruz, donde han ardido 398,48 hectáreas, seguido por Sotalvo, con 308 y Solosancho, con 2,97 hectáreas quemadas.

Los medios que han participado hoy en las labores de extinción han sido tres agentes medioambientales; el helicóptero del Puerto El Pico; un bulldózer; tres autobombas; una cuadrilla de tierra y una Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF).

El incendio quedó controlado ayer tras los intensos trabajos realizados durante estos cuatro días por un dispositivo que llegó a estar integrado en los momentos más complicados por 400 personas.

Tras pasar por distintos niveles de emergencia, el domingo llegó a alcanzar el Nivel 2, con lo que se incorporó un centenar de medios procedentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME), del Ministerio de Defensa, cuya presencia fue reclamada por la Junta.

Tras la mejora de las condiciones meteorológicas, con varias tormentas que contribuyeron a apagar el fuego, y el trabajo de hasta 400 efectivos procedentes de varias comunidades, la UME inició en la mañana de ayer su retirada, al igual que la mayoría del despliegue, después de que el Gobierno regional diera por controlado el fuego.

En la actualidad se mantiene el Nivel 0 de emergencias, a la espera de que en las próximas horas o días el fuego pueda darse definitivamente por extinguido si las condiciones meteorológicas no varían demasiado.