Público
Público

La Junta del OIEA debate sobre las actividades nucleares de Irán y Siria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) inicia hoy su ordinaria reunión primaveral marcada por los conflictos en torno a las polémicas actividades nucleares de Irán y Siria.

El estancamiento de la cooperación entre Teherán y el OIEA denunciado por los inspectores del organismo en su último informe será debatido por los 35 países miembros de la Junta.

Asimismo, preocupa a la comunidad internacional el que, según el mismo informe, la República Islámica haya producido ya más de una tonelada de uranio poco enriquecido (UPE), lo que ha dado pie a divergentes opiniones sobre la posibilidad de que Irán cuente ya con suficiente material fisible para producir una bomba atómica.

Así, incluso en la administración estadounidense se evidencian diversas posturas.

El Pentágono, según afirmó ayer el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, el almirante Mike Mullen, cree que Irán ha obtenido suficiente material nuclear como para construir una bomba.

"Con franqueza, creemos que lo tienen", dijo Mullen en declaraciones a CNN.

Sin embargo, el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, consideró, también ayer, que Irán no está cerca de conseguir un arma nuclear en estos momentos, y abogó por aumentar las sanciones al país persa para que abandone su programa nuclear.

"No están (los iraníes) cerca de un arma en este momento", aseguró Gates en el programa "Meet The Press" de la cadena NBC.

La cuestión "es si podemos incrementar el nivel de sanciones" al tiempo que "les dejamos la puerta abierta para que se comprometan con los europeos, con nosotros... a dejar el programa", dijo.

Mientras, Teherán insiste en que sus trabajos nucleares sólo tienen fines pacíficos, como la generación de energía eléctrica, mientras que las principales potencias mundiales estudian adoptar nuevas sanciones contra Irán por la falta de cooperación.

Por su parte, la Junta, que es el órgano ejecutivo del OIEA, presta una atención creciente a la situación en Siria, después de que los inspectores del organismo hayan detectado en los restos de la instalación de Al Kibar, destruida en septiembre de 2007 por Israel, rastros de uranio y de grafito.

Esos dos materiales, en ambos casos no naturales sino producidos artificialmente, podrían ser un indicio de que Damasco estaba construyendo una instalación nuclear en Al Kibar, tal y como denuncian Estados Unidos e Israel.

Pero Siria sigue insistiendo en que Al Kibar era sólo un complejo militar convencional y se niega a aceptar más inspecciones del OIEA en la zona, situada en el norte del país árabe.

Los 35 gobernadores analizarán, además, la sucesión del director general del OIEA, el egipcio Mohamed El Baradei, cuyo tercer mandato vence en noviembre de este año.