Público
Público

La Junta dice que la mortandad de los ciervos "casi ha desaparecido" y no afecta a las personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mortandad de ciervos en Zamora y en León "está remitiendo y casi ha desaparecido", y aunque el agente causante aún no se ha detectado, está descartado que la enfermedad sea transmisible a personas o que por el momento afecte al ganado.

Así lo ha asegurado hoy la viceconsejera de Desarrollo Rural de Castilla y León, María Jesús Pascual, en rueda de prensa en Valladolid.

"No es una zoonosis", es decir, una enfermedad transmisible a las personas, "ni vemos ninguna relación" de la mortandad de ciervos con la muerte de ganado vacuno en León, ha aseverado la viceconsejera.

La Junta de Castilla y León comenzó el pasado 27 de julio a detectar una inusual mortandad de ciervos al noroeste de Zamora, que posteriormente se extendió al suroeste de León.

El porcentaje de ciervos muertos, 95 en Zamora y 10 en León, es "discreto" en relación con la población de la especie en la zona, que es de unos 6.000 ó 7.000 ejemplares, según la Junta.

La mayor parte de los ejemplares que se han encontrado llevaban muertos días e incluso semanas, por lo que solo se han podido tomar muestras viables en siete de ellos y efectuar necropsias en cinco.

Los últimos ciervos encontrados murieron en los últimos días de julio o los primeros de agosto, sin que se hayan constatado muertes "más recientes", por lo que la Junta considera que "el pico de este brote" ha comenzado a remitir.

Pascual ha explicado que la Junta ha remitido muestras a laboratorios de referencia en León, Algete (Madrid) y Santa Fe (Granada), ya que cada uno de ellos está especializado en técnicas de detección y en enfermedades distintas.

Hasta ahora, se han descartado como causa de la mortandad las enfermedades de la lengua azul, hemorrágica del ciervo, carbunco, fiebre catarral, brucelosis, leucosis y perineumonía.

"Todo apunta a que es un procesos infeccioso", agudizado por las altas temperaturas de julio, pero hasta el momento no está confirmada la causa, ha indicado la viceconsejera.

Además, también se ha descartado que las muertes se deben a un envenenamiento.

La Junta espera tener nuevos resultados este mismo fin de semana y existe un precedente de un brote "similar" en Cádiz en 2007, con 463 ciervos muertos por una bacteria del género pasteurella, que no se ha detectado aún en Zamora ni en León.

María Jesús Pascual ha destacado que las trece reses de vacuno muertas en cuatro granjas de la zona leonesa de La Bañeza durante la última semana no murieron por ninguna causa "anormal", sino después de diagnosticarlas carbunco sintomático, y sin que la mortandad se haya extendido al resto del ganado.