Publicado: 21.10.2014 15:28 |Actualizado: 21.10.2014 15:28

La junta de Endesa aprueba la venta de activos en Latinoamérica y el dividendo de 14.605 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La junta de accionistas de Endesa aprobó este martes, con un quórum para la votación del 94,8% de su accionariado, la venta a Enel de su participación en la chilena Enersis, a través de la que controla los activos en Latinoamérica, y el reparto de dos dividendos extraordinarios a finales de octubre por un valor histórico de 14.605 millones de euros. Estas operaciones se inscriben en el proceso de reestructuración en que se encuentra inmersa la compañía, cuyo negocio se centrará ahora en España y Portugal.  Además, los accionistas de la eléctrica han acordado el nombramiento de José Bogas como consejero delegado en sustitución de Andrea Brentan, así como la ratificación de Francesco Starace, consejero delegado de Enel, como consejero de Endesa.

En concreto, Enel, que tiene un 92% de Endesa, comprará los activos latinoamericanos por 8.252 millones, con una prima del 11%. En concreto, se hará con el 60% que posee Endesa en Enersis mediante la adquisición de Endesa Latinoamérica, propietaria del 40% de la chilena, y del 20% de las acciones restantes controladas directamente por la eléctrica española. Así, el importe de esta operación se destinará al reparto el próximo 29 de octubre de un primer megadividendo de 7,79 euros brutos por acción, más de cinco veces la retribución anual ordinaria distribuida por la eléctrica entre sus accionistas.

Además, la junta ha aprobado el reparto de un segundo dividendo por valor de 6.352 millones, que se hará efectivo también el 29 de octubre y que equivaldrá a 6 euros brutos por acción, con lo que en total la compañía repartirá ese día 14.600 millones, o 13,79 euros brutos por acción. Este segundo dividendo extraordinario se financiará en parte a través de un préstamo de 4.500 millones y una línea de crédito de 1.000 millones que elevarán la deuda de la compañía, situada en la actualidad en unos niveles particularmente bajos, de 4.550 millones.

El presidente de Endesa, Borja Prado, ha asegurado que el Gobierno y el principal partido de la oposición acogieron con cordialidad la decisión del grupo de vender a Enel sus activos de Latinoamérica. "Fue una actitud en general cordial y nos han tratado con mucho respeto. Creo que les ha alegrado ver que Endesa sigue existiendo como una empresa española y que no hay ninguna variación sobre ello. Y alguno, por un aspecto más sentimental, expresaba que le daba pena que saliera América de Endesa", dijo en declaraciones a la prensa tras la Junta General Extraordinaria de la compañía celebrada este martes. Prado subrayó que Enel pagó en su momento más de 40.000 millones de euros por Endesa y que lo que ha hecho con esta operación "es una reestructuración como grupo". "Es verdad que el interés económico no era igual que su participación a través de Endesa, creo que eso como son gente muy inteligente y bien preparada los miembros del Gobierno lo han entendido bien", dijo.

Previamente, en su discurso ante la Junta de accionistas, el presidente de Endesa ha afirmado que con la operación de venta de activos en Latinoamérica a Enel la eléctrica inicia "un nuevo capítulo de su ya larga historia" con una nueva estructura centrada en el mercado ibérico y marcado por la "apuesta por España". Prado subrayó  su confianza en la recuperación económica de España, que, "sin duda, ha sido impulsada por las iniciativas y las acertadas reformas económicas ejecutadas por el actual Gobierno", dijo. A este respecto, aseguró que Endesa cree en España y "por eso va a concentrar su inversión y sus esfuerzos en el país", con un plan industrial que prevé invertir 2.500 millones de euros entre 2014 y 2016 para el desarrollo y mantenimiento de sus negocios y actividades actuales, lo que supone un aumento aproximado del 25% respecto al último plan.

Tras la junta, los máximos directivos de la eléctrica comentaron que están negociando con el Gobierno sobre cómo titulizar con garantías el déficit de tarifa eléctrica de 3.600 millones de euros generado en 2013, después de transcender que el Ejecutivo no pondrá su aval como en los años anteriores. "Estamos hablando mucho con el Gobierno (...) y creemos que nos tienen que dar una solución lo antes posible", dijo el presidente de Endesa, Borja Prado, ante periodistas. El nuevo consejero delegado de la compañía, José Bogas, reconoció que un real decreto en el que está trabajando el gobierno carece de aval para las emisiones de titulización de déficit tarifario, pero que están negociando otras posibles garantías. "Estamos hablando de lo que se puede hacer sin aval del Estado", afirmó.

El aval a la titulización de este déficit ha sido fuente de numerosos conflictos entre las eléctricas y el Gobierno. De hecho, en diciembre de 2013 el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se reunió con altos representantes del sector y creó un grupo de trabajo para estudiar dicha problemática.

El presidente de Endesa confirmó informaciones anteriores de fuentes y dijo que a la compañía, cuya apuesta actual se centra prácticamente en España tras la venta de Enersis, sólo está interesada en los activos de redes y la cartera de clientes española de E.On, que ha puesto en venta el conjunto de los activos en el país. "Solo estamos interesados en una parte, son activos que conocemos a la perfección porque han sido parte del grupo .... verdaderamente (sólo estamos interesados) en distribución y comercialización", dijo Prado, añadiendo que presentarán una oferta vinculante a principios de noviembre.