Público
Público

La Junta Militar birmana intenta vender una imagen de éxito en la lucha contra el narcotráfico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Junta Militar de Birmania (Myanmar), el segundo mayor productor mundial de opio, anunció la detención de casi 400 traficantes de droga en el último mes, mientras intenta lavar su imagen de cara a la comunidad internacional.

El diario oficial "New Light of Myanmar", que el régimen emplea para difundir sus mensajes, informó hoy de que las fuerzas de seguridad se incautaron de 105 kilos de opio, 1,6 kilos de heroína, casi 139.000 pastillas de anfetaminas y otros estupefacientes.

Pese a que el Gobierno asegura que está combatiendo eficazmente el narcotráfico y que la nación estará totalmente libre de drogas en 2014, la ONU denuncia que la producción de opio se incrementó en un 46 por ciento entre 2006 y 2007.

Las regiones montañosas del norte de Birmania y sus porosas fronteras alimentaron durante décadas esta industria, hasta que China, el socio más férreo del régimen birmano, obligó a éste a empezar a revertir la situación.

Sin embargo, tras unos años en los que la producción sí se redujo de forma significativa, ahora está aumentando de nuevo.

Naciones Unidas lo atribuye a la corrupción, mientras otros apuntan al fracaso de los programas para sustituir las plantaciones de opio por otros cultivos para no dejar a su suerte a los campesinos pobres.

Birmania es ahora uno de los mayores centros mundiales de producción de drogas sintéticas, que han reemplazado a los opiáceos y, tras ser elaboradas en laboratorios móviles son transportadas a Tailandia en camiones militares a través de la jungla, ante la pasividad de las autoridades.

Junto con Laos, el lugar donde convergen las fronteras de los tres países es el llamado "Triángulo de Oro" del narcotráfico en el Sudeste Asiático, por donde sigue transitando el 40 por ciento de todo el opio que se consume en el planeta.