Público
Público

La junta militar dice que "un plan organizado" está detrás de los choques en Tahrir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La junta militar egipcia condenó hoy los choques ocurridos anoche entre manifestantes y policías en la plaza Tahrir, que se han reanudado esta mañana, y aseguró que hay "un plan organizado" para causar tensión entre los revolucionarios y las instituciones de seguridad.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas afirmó en un comunicado colgado en su página en Facebook que los enfrentamientos tienen el único objetivo de desestabilizar el país según un plan en el que se utiliza "la sangre de los mártires" de la revolución, que comenzó el pasado 25 de enero y terminó el 11 de febrero con la renuncia de Hosni Mubarak a la presidencia.

La junta militar, que dirige el país desde la renuncia de Mubarak, pidió, además, a los ciudadanos egipcios y a los jóvenes revolucionarios que resistan los llamamientos destinados a causar tensión.

El primer ministro egipcio, Esam Sharaf, expresó la misma postura en declaraciones a la televisión egipcia estatal en las que aseguró que detrás de los incidentes de anoche hay un complot para causar el caos.

Sharaf afirmó, asimismo, que estos incidentes no están relacionados con los jóvenes que promovieron la revolución del 25 de enero.

Por su parte, el ministro del Interior egipcio, Mansur Esawi, dijo a la agencia oficial MENA que se va a abrir una investigación de los incidentes para saber si los policías cometieron alguna irregularidad en su respuesta a los manifestantes en Tahrir.

Al menos 43 personas, la mayoría agentes de seguridad, resultaron heridas en los enfrentamientos, según informaron hoy fuentes médicas.

Los incidentes se desataron cuando decenas de personas intentaron atacar el Ministerio del Interior, en protesta por la detención anoche de siete personas acusadas de haber causado disturbios delante de un teatro donde se celebraba un acto para las familias de las víctimas de la revolución,

Durante este acto, alrededor de 150 personas intentaron entrar en el teatro Al Balon diciendo que eran familiares de las víctimas, pero les fue prohibida la entrada, informó hoy el periódico gubernamental "Al Ahram", que indicó que los presentes atacaron el teatro con piedras y destruyeron la puerta del local.

Tras estos sucesos, numerosos manifestantes se dirigieron desde distintos puntos de la ciudad a la plaza Tahrir, donde se enfrentaron a los policías, y donde aún continúan produciéndose graves disturbios.