Público
Público

Un jurado enjuiciará a dos acusados de matar a un hombre en una discusión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía ha pedido doce años de cárcel para dos hombres que serán juzgados por un jurado popular por apuñalar y matar a otro durante una discusión en Villanueva del Río y Minas (Sevilla), si bien uno de los procesados sostiene que solo le ayudó a empujar su coche y no intervino en la agresión.

El escrito de acusación del fiscal, al que ha tenido acceso Efe, sostiene que los acusados A.E.C. y F.R.N. iniciaron una discusión con el luego fallecido J.V.S. a la 1.30 horas del 14 de octubre de 2007, en el transcurso de la cual el primero de ellos le apuñaló en el pecho mientras el segundo le sujetaba.

Inmediatamente después, según el fiscal, huyeron del lugar en el coche de F.R.N.

La acusación se basa en que la víctima, mortalmente herida, regresó a su casa y tuvo tiempo de decir a su hermano quien le había apuñalado antes de caer muerto.

No obstante, el letrado Mariano de Alba, que defiende al procesado F.R.N., sostiene que el fallecido presentaba una tasa de alcohol en sangre de 2,57 gramos, además de restos de cannabis y cocaína, por lo que "dada la merma mental que tenía aquella noche, no resulta categórica ni creíble cualquier expresión que hubiera ido diciendo".

El juicio contra los dos procesados, que se encuentran encarcelados desde que ocurrieron los hechos, se celebrará en los próximos meses ante un jurado popular, donde la Fiscalía pedirá además 70.000 euros de indemnización para el padre del fallecido.

La discusión entre los tres hombres, al parecer debido a una antigua deuda, se produjo en las inmediaciones del domicilio de J.V.S., cerca de la plaza de España de la localidad sevillana de Villanueva del Río y Minas.

La defensa de F.R.N. sostiene que su cliente se trasladaba en su coche y al pasar junto a la casa de J.V.S. éste le pidió ayuda para empujar su propio vehículo, si bien no llegó a hacerlo porque se dio cuenta que una rueda delantera estaba pinchada.

En ese momento llegó al lugar el segundo acusado, que comenzó a discutir con el luego fallecido, pero F.R.N., al percatarse de que se reclamaban una deuda entre ellos y "ante el cariz que tomaba la discusión, se dirigió a su propio coche con la expresión: 'Estáis colgados, ahí os quedáis'".

Sostiene este acusado que su coche está manchado de sangre de la víctima porque agresor y agredido estuvieron forcejeando alrededor de él y llegó a ver una navaja ensangrentada, si bien no dio importancia a la lesión porque vio a la víctima caminando hacia su vivienda.

Este acusado sostiene que el día del homicidio estuvo trabajando como jornalero, como era habitual en él, y que cuando ocurrieron los hechos había salido a comprar tabaco y cervezas a un bar que sabía que solía estar abierto a esas horas, para lo cual ha citado a varios testigos que lo corroborarán.