Público
Público

Juzgada de nuevo una acusada de matar a su esposo tras su polémica absolución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía ha pedido hoy 25 años de prisión para una mujer acusada de asesinar a su ex esposo, siete años después de que un magistrado la absolviera del crimen y disolviera el jurado que la juzgó, en una polémica decisión que llevó al TSJC a ordenar la repetición del juicio.

En la Audiencia de Barcelona se ha constituido hoy un nuevo jurado popular que juzgará a la acusada, María Pilar G., y a su cómplice, Antonio M., que también afronta una condena de 25 años de prisión por el asesinato a puñaladas del ex esposo de ella, ocurrido en diciembre de 1998 en La Llagosta (Barcelona).

María Pilar G. ya fue juzgada por un tribunal popular en el año 2003, pero, en una decisión insólita en Cataluña, el magistrado Guillermo Castelló decidió disolver el jurado al considerar que, ante la falta de pruebas contra la procesada, habría sido un "auténtico disparate" permitirle emitir un veredicto.

No obstante, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) estimó el recurso de las acusaciones y ordenó repetir el juicio contra María Pilar G., en una sentencia en la que recordaba que la valoración última de los indicios de un crimen corresponde a los jurados y no al magistrado que preside el tribunal.

Mientras tanto, el caso regresó a la fase de instrucción por la aparición de nuevos testigos, a quienes supuestamente Antonio M. confesó que participó en el apuñalamiento de la víctima a cambio de una moto y medio kilo de cocaína.

Doce años después, el asesinato del camionero Antonio S.O. ha llegado a juicio con un nuevo acusado, que cuenta con una condena previa por un homicidio cometido cuando era menor de edad.

El asesinato de Antonio S.O., que murió a consecuencia de las 18 puñaladas recibidas, ocurrió tras una acalorada discusión mantenida con su ex esposa por el pago de la pensión alimenticia de la hija y porque supuestamente el padre pretendía llevársela a vivir consigo a Granada.

Según la Fiscalía, ambos acusados entraron la noche del 6 de diciembre en el domicilio de la víctima y le asestaron 18 puñaladas en el cabeza, el brazo y tórax que le causaron la muerte al acto.

Para encubrir su implicación en el crimen, los días siguientes a la muerte la ex esposa del camionero simuló estar muy preocupada por la falta de noticias sobre su marido.

La defensa de la principal acusada ha asegurado hoy que existe una duda "total y absoluta" sobre la vinculación de su cliente en el crimen y ha arremetido contra el fallecido, al que ha tildado de adicto a la cocaína que pretendía utilizar a su hija para el transporte de drogas.

Pese a los testigos que lo incriminaron, el abogado del otro procesado ha mantenido hoy ante el tribunal que no hay pruebas que avalen la acusación, dado que en la escena del crimen no se encontró ningún rastro de huellas ni restos de ADN de su cliente.

Por el contrario, la acusación particular ejercida por la familia del fallecido sostiene que son numerosos los indicios de la participación de los acusados en el crimen, entre ellos los detalles facilitados por los testigos a quienes Antonio M. habría confesado el asesinato.

DISPLAY CONNECTORS, SL.