Público
Público

Karadzic se burla del tribunal que debe juzgar sus crímenes

El ex líder serbobosnio da plantón a los jueces y pide diez meses más para preparar su defensa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al tribunal de la ONU encargado de juzgar a Radovan Karadzic por genocidio y crímenes contra la Humanidad se le ha acabado la paciencia. El presidente de la sala, O-Gon Kwon, anunció ayer ante la silla vacía de Karadzic, que el proceso comenzará hoy con o sin el antiguo líder serbobosnio, que es a la vez acusado y abogado defensor y reclama otros diez meses para preparar el caso. Karadzic tiene que responder por la matanza de Srebrenica, donde fueron exterminados 8.000 varones musulmanes, el asedio de Sarajevo, que causó 12.000 muertos civiles, y la destrucción de una docena de aldeas bosnias durante la guerra de Bosnia (1992-1995).

Pero el ex líder serbobosnio trata de torear al tribunal y tampoco tiene intención alguna de presentarse hoy, según un miembro de su equipo. 'De ninguna manera quiere obstruir el proceso', aseguró Goran Petronijevic a la prensa serbia, 'sólo quiere que se le proporcione un juicio justo'. El sentido de justicia del acusado no coincide con el de los familiares de sus víctimas, muchas de ellas todavía a la espera de saber en qué fosa común están los restos de sus parientes.

El fiscal leerá hoy la acusación, pero el juicio sufrirá meses de retrasos

'Es una burla', según Jasna Causevic, de la Sociedad de los Pueblos Amenazados. 'Deberían traerlo en pijama al tribunal', aseguró en La Haya, sede del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). 'Parece que estén siendo asesinados otra vez', denunció Munira Subasic, que considera que desde que perdió a su marido en la matanza de Srebrenica, en 1995, las víctimas ya han esperado bastante como para que se posponga una vez más el proceso.

Lejos de ser un gesto de rebeldía sin trascendencia, el primer acto de este proceso que no terminará antes de 2012 supone todo un pulso al tribunal, que tendrá que decidir durante cuánto tiempo podrá mantener un juicio que no cuenta ni con la presencia del acusado ni con su defensa. 'Animo una vez más al señor Karadzic a que asista al juicio', pidió ayer Kwon sin mucho entusiasmo, en una intervención sólo destinada a posponer la vista ante el boicot del ex comandante serbobosnio.

Los jueces son conscientes de que Karadzic probablemente no comparezca hoy, 'ahogado', según él mismo, en el millón de folios del caso que difícilmente podría terminar de leer en las 24 horas extra concedidas por La Haya. Lo que realmente preocupa al tribunal, según su portavoz, es que Karadzic intente copiar las trabas procedimentales de Slobodan Milosevic, quien murió sin llegar a ser condenado. Los jueces 'empezarán con o sin él', aseguró Nerma Jelacic.

Familiares de las víctimas denuncian que 'parece que les asesinen otra vez' 

Si Karadzic tampoco se presenta hoy, tal y como ha anunciado su equipo, este tribunal ad hoc de la ONU podría revocar su derecho a la propia defensa, obligarle a comparecer y nombrar a un abogado de oficio. Todo ello supone meses de retrasos e incertidumbres jurídicas, como la probable intromisión en los derechos del acusado, por lo que los asesores de Karadzic piden que se respete su petición y prometen buena fe. Petronijevic reprochó a los jueces que sólo hayan dado 13 meses a Karadzic para preparar su defensa, habiendo tenido ellos 13 años desde el final de la guerra de Bosnia para planificar el caso. Su asesor legal recordó que nombrar a unos abogados de oficio sería contraproducente. 'Necesitarían un mínimo de dos años para prepararse para la defensa, y nosotros pedimos sólo diez meses', aseguró.

Tras la esperada audiencia de ayer, que al final duró menos de 20 minutos, el presidente de la sala prometió que el fiscal Alan Tieger hará esta mañana su intervención inicial. Karadzic se enfrenta a 11 cargos, entre ellos los de genocidio, deportación, persecución y secuestro.

La orden de arresto
El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia dictó orden internacional de arresto contra Radovan Karadzic el 11 de julio de 1996, por 11 cargos de genocidio, crímenes contra la Humanidad y violación de las leyes de guerra y de la Convención de Ginebra durante la contienda civil de Bosnia.

Srebrenica y Sarajevo
En su calidad de presidente de la autoproclamada República serbia de Bosnia, Karadzic ordenó las masacres de civiles bosnios, entre ellas la de Srebrenica, en 1995, en la que murieron alrededor de 8.000 musulmanes. También se le atribuye haber dado la orden del sitio de Sarajevo.

Desaparecido
Al conocer la orden de detención, Karadzic huyó. Durante 12 años se le buscó sin éxito: Estados Unidos llegó a ofrecer cinco millones de dólares para quien revelara su paradero.

La detención
El ex líder serbobosnio supo ocultarse, pero no fue muy lejos. El 21 de julio de 2008, los servicios secretos serbios le detuvieron en Belgrado, donde había vivido los últimos años escondido tras la falsa identidad de un especialista en terapias alternativas. El ‘doctor Dragan Dabic’ pasaba inadvertido bajo la apariencia de un gurú de luengas barbas y pelo blanco.

El traslado a la haya
Tras la detención, el Gobierno serbio anunció que entregaría a Karadzic a La Haya, lo que despertó la ira de los radicales serbios. El 30 de julio de 2008 llegó a Holanda para ser juzgado.

DISPLAY CONNECTORS, SL.