Público
Público

Karrubí critica con dureza al régimen y condena las muertes en los disturbios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El clérigo opositor iraní Mehdi Karrubi criticó hoy con dureza al régimen iraní, al que acusó de asesinar a varias personas durante la fiesta sagrada de Ashura, celebrada el domingo en medio de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y grupos de opositores en los que perdieron la vida ocho personas.

En un comunicado divulgado por la página web reformista "Jahannews", el ex candidato a la Presidencia se preguntó "qué le ha pasado a un sistema religioso para matar a gente durante la jornada santa de Ashura".

"Atacaron con un salvajismo inexplicable a las personas, las hirieron, detuvieron e incluso mataron a varios", afirmó Karrubí, uno de los tres candidatos derrotados en los comicios presidenciales del pasado junio, origen de la crisis política y social que vive Irán, la peor en sus últimos treinta años de historia.

"Tras la elecciones del pasado 12 de junio, un grupo, desobedeciendo la Constitución iraní y las ideas del fallecido imán Jomeini (fundador de la República islámica) orquestaron estos amargos acontecimientos", denunció.

Irán fue escenario este domingo de las protestas más violentas ocurridas desde que hace seis meses cientos de miles de personas se echaran a las calles para protestar contra la polémica reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición considera "fraudulenta".

Desde entonces, las protestas se han ido repitiendo y han crecido en intensidad pese a los intentos del régimen por acallarlas, reprimir a los miembros de la oposición y negar la división en el seno del país.

El domingo, miles de personas desafiaron de nuevo las advertencias y regresaron al centro de Teherán en una jornada sangrienta en la que según cifras oficiales perdieron la vida al menos ocho personas.

Entre los fallecidos se encuentra Ali Musaví, sobrino del líder del movimiento de oposición verde y también candidato derrotado, Mir Husein Musaví.

Las protestas de los opositores, que han pasado de criticar los resultados electorales a apuntar directamente a los principios del régimen, se extendieron además al resto de las grandes ciudades del país, en una muestra de que el descontento se propaga a lo largo de todo el territorio.

La información no ha podido ser corroborada por otros medios, ya que las autoridades iraníes han prohibido a la prensa internacional trabajar sobre el terreno y cubrir las manifestaciones de la oposición.