Público
Público

Karzai da 4 meses de plazo para disolver las compañías de seguridad privadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha dado un plazo de cuatro meses para la disolución de las compañías privadas de seguridad que operan en el país, según confirmó hoy a Efe un portavoz de su oficina.

"El Gobierno, basándose en una orden del presidente, ha dado cuatro meses a las compañías de seguridad privadas para disolverse", dijo a Efe el portavoz Hamid Elmi, quien se remitió a un comunicado que emitirá previsiblemente hoy el presidente afgano.

Las autoridades, según Elmi, trabajarán además durante estos cuatro meses en un plan para absorber en el Ejército o la Policía afganos al personal ocupado actualmente en el sector de la seguridad privada.

Un portavoz de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán, el general Josef Blotz, aseguró en una rueda de prensa que la organización necesita la labor de esas compañías al menos hasta que el Ejército y la Policía afganas sean completamente eficaces.

En Afganistán hay actualmente 52 compañías de seguridad privada, la mayoría extranjeras, aunque sólo una veintena de ellas están registradas con la ISAF, que opera en el país bajo el paraguas de la OTAN.

El pasado 10 de agosto, el portavoz presidencial, Wahid Omar, ya había anunciado que las autoridades se disponían a fijar una fecha límite para el desmantelamiento de las compañías de seguridad.

El Gobierno sopesaba ya entonces la forma de llevar a los trabajadores del sector a sus propias fuerzas de seguridad, y también estudiaba "cómo reemplazar" los servicios que esas empresas han llevado a cabo hasta el momento.

Las compañías, frecuente objetivo de los insurgentes talibanes, escoltan a convoyes internacionales por el país, y la prensa extranjera se ha hecho eco de casos en los que pagaban sobornos a los insurgentes para que no los atacaran.

Karzai se ha prodigado además en sus críticas a esas compañías, y llegó a calificar a sus trabajadores como "ladrones de día y terroristas de noche" que actuaban contra el interés de Afganistán y obtenían salarios "ilegales".

"Si quieren servir a Afganistán, tendrán que enrolarse en la Policía", dijo en un mitin del pasado 8 de agosto el dirigente afgano.

Las compañías de seguridad llevan días en el ojo público tras un accidente de tráfico ocurrido el pasado 30 de julio cerca del aeropuerto de Kabul, cuando cuatro civiles murieron en un choque contra un vehículo de la empresa estadounidense Dyncorp.

Una multitud protestó tras el accidente e incendió el vehículo de esa compañía.