Público
Público

Karzai jura el cargo y dice que luchará contra la corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas afganas deberían estar listas para asumir el control de la seguridad en Afganistán dentro de cinco años, dijo el jueves Hamid Karzai en la ceremonia en la que asumió la presidencia para un nuevo mandato con la promesa de hacer frente a la corrupción.

Mientras Karzai juraba el cargo, Washington aún estaba deliberando sobre el envío de decenas de miles de soldados adicionales para luchar una guerra crecientemente impopular en el país.

Entre los altos cargos extranjeros que asistieron a la ceremonia se encontraba la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

Karzai, de 51 años, también hizo un llamado para un "loya yirga", una gran asamblea tradicional, que bajo la Constitución afgana puede tener prioridad sobre todas las otras instituciones de Gobierno, incluyendo a la presidencia misma.

Su nuevo mandato, de cinco años, comienza inmerso en una creciente insurgencia talibán, con dudas sobre la legitimidad del mandatario tras unas elecciones empañadas por el fraude y quejas de que su Gobierno está plagado de corrupción.

"Estamos decididos a que en los próximos cinco años, las fuerzas afganas sean capaces de tomar el mando y proveer la seguridad y la estabilidad en el país", indicó Karzai.

Además agregó que las fuerzas de seguridad nacionales debiesen ser capaces de asumir la responsabilidad de áreas inestables dentro de tres años.

Mientras, siguieron sucediéndose episodios de violencia en el país.

Un suicida detonó un chaleco cargado de explosivos en un concurrido mercado del sur de Afganistán, causando 10 civiles muertos y 13 heridos, dijo una fuente policial.

El atacante detonó el chaleco después de recibir disparos por parte de soldados mientras trataba de atacar un convoy de fuerzas de seguridad afganas, indicó Juma Gul Himat, jefe de la policía de la provincia de Uruzgan.

Los altos cargos estadounidenses dicen que las fuerzas afganas deben ser capaces de tomar el mando de la seguridad en el país antes de que las tropas extranjeras se retiren. Actualmente hay cerca de 110.000 soldados extranjeros en Afganistán, incluyendo a 68.000 estadounidenses. Más de la mitad llegaron este año.

A pesar de un anuncio esta semana de que Afganistán establecería una unidad anticorrupción, Clinton, en su primera visita desde que asumió como secretaria de Estado, criticó a Karzai por no tomar suficientes medidas.

"Han realizado algún trabajo sobre eso, pero en nuestra perspectiva, ni cercanamente suficiente para demostrar una seriedad en el propósito de enfrentar la corrupción", dijo el miércoles a reporteros camino a Kabul.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que pronto anunciará si envía 40.000 soldados adicionales, dijo el miércoles que busca poner fin al conflicto antes de que abandone la Casa Blanca.