Público
Público

Karzai promete un Gobierno de unidad nacional

Ofrece una alianza a Abdullah y a los talibanes moderados para transformar el país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El reelegido presidente afgano Hamid Karzai se comprometió este martes a escuchar las peticiones de Occidente para formar un Gobierno que represente a la mayoría de los afganos.  Karzai, nombrado presidente ayer después de la renuncia de su máximo rival, Abdullah Abdullah, el pasado domingo, seguirá liderando el país asiático después de un controvertido proceso electoral en el que se demostró que había llevado a cabo un fraude masivo.

'Nadie se verá distante en este proceso y todos seremos parte del Gobierno afgano', dijo Karzai en el tradicional discurso de la victoria, televisado para todo el país.  'Mi futuro Gobierno será un Gobierno de unidad nacional. Cualquier persona que quiera venir para unirse a él será bienvenida', añadió.

En su oferta, Karzai incluyó tanto a Abdullah como a los insurgentes talibanes, que habían pedido el boicot de los comicios y amenazado con emprender una ola de violencia como la que protagonizaron en la primera ronda, el 20 de agosto.

Estos no han tardado en pronunciarse en su línea: 'Los valientes muyahidines de los Emiratos Islámicos frustrarán las conspiraciones del enemigo y continuarán librando ataques decisivos en cada rincón del país'. Por si alguien lo dudaba, la proclamación de Karzai después del escándalo es la coartada perfecta para los talibanes, que podrán seguir convenciendo a la población de que Karzai es una marioneta de EEUU y de que los soldados de este país no están allí para protegerlos.

'Hace dos semanas, dijeron que Karzai había manipulado los comicios y que la mayoría de los votos eran falsos, pero ha sido declarado ganador sobre la base de esas elecciones. La cancelación de la segunda ronda de las elecciones ha probado que todas las decisiones son tomadas en Washington y Londres', dijeron. Y aprovechando la coyuntura llamaron a 'toda la nación' a frustrar 'todas las conspiraciones de los imperialistas' y una sus fuerzas para la instauración de un 'sistema islámico'.

Después de cómo se desarrollaron las elecciones parece difícil que Abdullah acepte formar parte de un Gobierno al que calificó de corrupto durante y después de los comicios. Sin ambargo, que aceptara, sería bien visto por EEUU que a pesar de haber protegido desde que empezara la guerra en 2001 a Karzai, han perdido la confianza en el presidente afgano.

Ayer, Karzai se comprometió a luchar contra la corrupción, aunque no anunció medidas concretas. 'La administración en Afganistán se ha convertido en un órgano corrupto y voy a hacer odo lo que esté en mi mano por limpiarla', dijo.