Publicado: 16.10.2014 00:01 |Actualizado: 16.10.2014 00:01

Katiana Vicens: "Me piden más años que al responsable de las muertes del Madrid Arena"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Katiana Vicens, secretaria general de CCOO de Balears, declaró ante el juzgado de Palma de Mallorca el pasado lunes. Se enfrenta a una petición de la Fisalía de cuatro años y medio de prisión por un presunto delito contra el derecho de los trabajadores. Según la acusación, Vicens rompió la luna de un autobús para impedir que cumpliera con los servicios mínimos durante la huelga general del 22 de marzo de 2012.

Atiende a Público a través del teléfono, mientras intenta reponerse de estos meses trabajando en su defensa y denunciando una "ofensiva penal de la Fiscalía contra el derecho de huelga".

¿Cómo se encuentra después de la vista?
Bien. Bueno, igual que antes de la vista. Ya todo depende de lo que diga la sentencia que emita la juez y no de la opinión de la Fiscalía. Estoy tranquila. No hice eso de lo que me acusan y en la vista no se pudo demostrar algo que no ha ocurrido. Espero una sentencia absolutoria.

¿Con qué sensación salió del juicio? ¿Por qué cree que habrá absolución?
Si hubiera una condena significaría que el mundo se ha puesto del revés. La carga de la prueba tiene que ser aportada por aquel que denuncia. No puede ser que un señor diga que le han roto el cristal y que yo me coma el marrón por ser una persona conocida.

Siempre ha defendido que nunca rompió el cristal ¿Cómo ocurrió todo para que la acusen?
Todo ocurrió en unos tres o cuatro segundos. Estaba en la estación intermodal haciendo las tareas propias de información. Me subí a algunos autobuses a hablar con el chófer y el pasaje, intentando que el máximo de trabajadores se sumasen a ese día de huelga. En un momento determinado me subí a este autobús. Había un policía en la puerta y, no sé por qué, el chófer estaba bastante nervioso. Entiendo que, por lo que dijo en el juicio, habría tenido minutos antes algún altercado con un grupo de gente en el que yo no estaba. Todo pasó muy rápido. Me subí al autobús, él me cogió del brazo, el policía me sacó del vehículo y me acabó identificando.

"Me acabé comiendo este marró porque fui la única persona identificada"

Como fui la única persona identificada en la intermodal me acabé comiendo el marrón. Esa es la sensación que tengo de este episodio. No ocurrió nada más, ni le llamé esquirol ni le increpé en ningún momento. Si es cierto que se rompió el cristal, entiendo que el responsable tenga que pagarlo. Yo no lo vi roto en ningún momento, en el juicio no se ha aportado factura del cristal, el perito no lo vio tampoco y el presupuesto que se aporta como prueba es del día antes de los hechos. No sé si la empresa quiere cobrar un cristal que se había roto el día antes.

No queda probado que yo golpeara el cristal. El testimonio del policía, que en un principio dice que yo lo rompí al arrancar el letrero de servicios mínimos, que es un papel pegado con celo, al final termina asegurando que coincide el momento de la rotura de la luna con el momento en el que yo subo al autobús. El conductor también dice que había gente en el exterior que golpeaba el cristal. Él no dice que fui yo el que lo golpeó.

Hay dudas más que razonables, pero como yo soy la única identificada por este episodio, me toca a mí el juicio.

Los sindicatos estáis denunciando una ofensiva penal contra el derecho de huelga por parte de la Fiscalía ¿Se puede considerar el suyo, junto a otras decenas similares, un juicio político?
Después de ver la actitud de la fiscal y de escuchar su alegato final, me quedó clarísimo que esto es una cuestión política. Vi un Ministerio Fiscal actuando más con un sesgo absolutamente ideológico que en busca del interés público.

¿Cómo se explica la paradoja de que a una sindicalista se le acuse de atentar contra el derecho de los trabajadores?
Es muy paradójico. Debe de ser que ahora queda muy bien (ironiza). Los sindicalistas somos muy malos, vamos contra los trabajadores, les robamos el dinero a los parados... Es lo que está ahora de moda.

Las organizaciones sindicales han sido claves en la democratización de este país y durante la Transición, pero ahora resulta que estamos muy demonizados.

El artículo del Código Penal que supuestamente ha infringido data de la Transición ¿Piensa que necesita una revisión?
Sí. Es el 315.3. No sólo los sindicatos hemos pedido su revisión, sino muchas otras organizaciones. Yo creo que debería desaparecer del Código Penal, porque es preconstitucional y, además, es incluso anterior a la Ley de Huelga que se redactó antes que la propia Constitución. Estaba pensado para otra cosa y ahora se está aplicando de forma generalizada contra miembros de los piquetes informativos.

"Vi una fiscal actuando con un sesgo totalmente ideológico"El artículo es una barbaridad, y más aún cuando vemos que a este señor que gestionaba el Madrid Arena, donde murieron cinco chicas en un incidente, le piden cuatro años de cárcel, mientras que a mí me piden más, cuatro años y medio. Aunque yo hubiera roto el cristal -que no lo hice- no es comparable el delito.  A un señor que tiene la responsabilidad de gestionar y tener preparados los dispositivos de seguridad, se le mueren cinco chicas por no cumplir las normas, le piden cuatro años mientras que a mí, por algo que no es tan grave, me piden la pena máxima. No hay ponderación. La fiscal ni rebajó la pena ni justificó por qué solicitaba la pena máxima.

Además de las cientos de causas que hay abiertas contra sindicalistas, hace poco se ha conocido la petición del fiscal de 74 años de cárcel para 14 jóvenes que se manifestaron durante la primera protesta del 15-M ¿Cree que hay relación entre ambos casos?
Conocí la noticia el martes y me pareció muy fuerte. La relación es muy clara. Veo una intencionalidad clara de reprimir cualquier tipo de protesta social contraria al pensamiento único que quieren imponer. Estamos teniendo un retroceso de libertades públicas, y por lo tanto un retroceso democrático brutal.

Su juicio, y el de otros compañeros suyos, están llegando varios años después de las huelgas en las que participaron, y no se puede decir que coincida con el mejor momento para la credibilidad de los sindicatos ¿Es simple casualidad?
No creo que sea casualidad. Desafortunadamente se va sumando todo. Los sindicatos tenemos algunas conductas que modificar, porque si hubiéramos actuado totalmente bien, estos problemas no llegarían. Tenemos a gente con conductas muy reprobables, aunque no desde el punto de vista penal, sí desde el ético. Al final se junta todo un poco y, entre las ganas que nos tienen y los errores cometidos, todo hace más daño.

"Hay una intencionalidad clara de reprimir cualquier tipo de protesta social"

Tengo la sensación de que van a por nosotros, y cuando digo nosotros no me refiero sólo a los sindicatos, sino a cualquiera que acude a movilizaciones o que se pueda mover y protestar con cierta fuerza, como el 15-M en su momento. Todo lo que vaya en contra del Gobierno es molesto. Somos molestos los sindicatos y también los grupos de gente que puedan protestar de forma contundente.

Al final aplican la ley en su propio beneficio, y lo peor es que utilicen un poder que debería ser independiente para darle este sesgo tan ideológico.

¿Cómo ha llevado estos meses de proceso judicial?
Pasar por un proceso de estas características no es nada fácil, sobre todo cuando estás cansada de decir que eres inocente. El proceso es duro, en lo personal se tienen días muy muy duros, pero he tenido un gran apoyo que lo ha hecho más llevadero. Que te apoye gente que estaba allí contigo, que sabe que no fue así, que las acusaciones no son ciertas... ayuda mucho y lo agradezco muchísimo. A todos los que ha estado conmigo y a los que se han desplazado hasta Palma de Mallorca el día del juicio y también se lo agradezco a los que no han podido estar físicamente pero han estado pendientes y apoyando en las redes sociales, que han sido muchísimos.


http://www.quoners.es/q/ley-seguridad-ciudadana-derecho-de-manifestacion